×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Andrés Manuel López Obrador, el nuevo presidente de México

Redacción
~
01 de Diciembre del 2018 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El mandatario tabasqueño tomó la palabra  se dirigió a los diputados y senadores
Captura de pantalla / El mandatario tabasqueño tomó la palabra se dirigió a los diputados y senadores
Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
AFP / Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
AFP / Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
AFP / Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
AFP / Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.
AFP / Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México.

CIUDAD DE MÉXICO.- Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rindió protesta como presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos ante el Congreso de la Unión.

Al grito de "Es un honor estar con Obrador" fue recibido por los integrantes del primer Congreso mexicano integrado en su mayoría por diputados y senadores de partidos opositores.

Cerca de las 11:30 de la mañana del viernes 1 de diciembre AMLO se dirigió a los 448 diputados y 110 senadores que integran el Congreso Federal para jurar como mandatario del Ejecutivo federal por los próximos 6 años.

En el Palacio Legislativo de San Lázaro Enrique Peña Nieto entregó la banda presidencial al diputado Porfirio Muñoz Ledo quien a su vez la puso en manos del ahora presidente.

De 65 años, AMLO será presidente para el periodo 2018-2022 tras ganar la elección de julio con más de 53% de los votos y en su tercer intento para alcanzar la silla presidencial.

El primer discurso de AMLO como presidente constitucional

Luego, el mandatario tabasqueño tomó la palabra se dirigió a los diputados y senadores, a los invitados del extranjero y al "pueblo de México" en lo que fue su primer discurso como presidente en funciones.

El primero en ser mencionado en su mensaje fue el ahora expresidente Peña Nieto a quien le reconoció sus atenciones y el no haberse puesto en contra de la decisión del pueblo “como lo hicieron otros presidentes”

Iniciamos hoy la cuarta transformación

El inicio de la denominada cuarta transformación fue la parte medular de su discurso.

“A partir de ahora se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada pero al mismo tiempo profunda y radical porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impide el renacimiento de México"

Recalcó que no se trata de una idea retórica, sino que es una necesidad a consecuencia del fracaso del modelo neoliberal y por el dominio de la impunidad y la corrupción pública y privada, y señaló al influyentismo como la causa principal de la desigualdad y la violencia.

Hizo referencia también a los procesos económicos y sociales que, considera, han sido acertados y erróneos en la vida de México y, con Peña Nieto a un lado, rechazó y criticó severamente la Reforma Energética promovida por su antecesor.

También refirió el grave daño causado al sector energético nacional mediante el neoliberalismo, la caída en la producción de petróleo y el aumento desmedido en los precios de los hidrocarburos.

“Cuando se aprobó la reforma energética hace cuatro años, se afirmó que se iba a conseguir inversión extranjera a raudales (...) el resultado es que apenas llegaron 770 millones de dólares (...) lo que representa el 1% de la inversión pública realizada por Pemex (...) y el 0.01% de la inversión prometida”.

“Acabar con la corrupción y la impunidad” fue la frase con la que resumió cómo trabajará su nuevo gobierno; sin embargo dijo que no se perseguirá a nadie porque “no apostamos al circo ni a la simulación”

“Si bien no olvido, sí soy partidario del perdón y la indulgencia” y pidió que se pusiera un punto final “a esta horrible historia” y que “mejor empecemos de nuevo” y que no haya persecución a políticos del pasado.

Fue interrumpido por un grupo de legisladores que a grito abierto contaron hasta el número 43 como una forma de exigir justicia por los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, a lo que AMLO respondió que se creará una comisión de justicia y verdad para esclarecer su desaparición.

Prometió que los integrantes de su gabinete se conducirán con la más alta honestidad y que ya se trabaja en una ley para convertir la corrupción en un delito grave y con la que él mismo, aun estando en funciones, podrá ser juzgado en caso de ser encontrado culpable: “un buen juez, por la casa empieza”.

Se comprometió a no robar y a no permitir que nadie se aproveche de su cargo para sustraer bienes del erario: “Esto aplica para amigos, compañeros de lucha y familiares”. Dejo en claro que si mi esposa o mis hijos cometen un delito deberán ser juzgados como cualquier ciudadano. Solo respondo por mi hijo Jesús, que es menor de edad”.

Resaltó que se hará una separación del poder económico del poder político: “El gobierno ya no será un simple facilitador para el saqueo como ha venido sucediendo; ya el gobierno ya no va ser comité al servicio de una minoría rapaz: representará a ricos y pobres, creyentes y librepensadores, y a todas las mexicanas y mexicanos”.

“Se acabará la tradición de fraudes electorales” y aseguró que quien cometa delitos electorales irá a la cárcel sin derecho a fianza.

También se comprometió a no endeudar más al país, ni aumentar los impuestos o el precio de los combustibles: “Ahora resulta que los que quienes subieron el precio de las gasolinas están pidiendo que baje”.

Para la zona fronteriza del norte del país adelantó una serie de acciones como salario mínimo doble, reducción de impuestos e igualar el costo de los hidrocarburos a los precios de Estados Unidos para retener a los mexicanos y los migrantes en el territorio.

El avión presidencial y la flotilla destinada a funcionarios será puesto a la venta a partir del lunes y se reducirá el presupuesto destinado para publicidad.