×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Concede el rey repartimiento de indios y negros para trabajo en las minas

María Auxilio Maldonado Romero
~
24 de Diciembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El virrey solicitó que adecuaran un lugar para que los indios y negros vivieran.
Cortesía / El virrey solicitó que adecuaran un lugar para que los indios y negros vivieran.

El rey Marqués de Cadereyta, del Consejo de Guerra, virrey, gobernador y capitán general de la Nueva España. 

Por parte de la ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas se me ha hecho relación que en su distrito hay descubiertas y cada día se van descubriendo las más ricas minas de oro y plata que hay en todo ese reino, y aunque algunas de ellas se labran y benefician con particular provecho de mi Real Hacienda y de sus dueños, hay muchas que no se benefician por falta de indios y esclavos, que por ser todas de mucha ley y riqueza al mismo peso es el daño y pérdida de mis reales quintos, y que la causa de esto ha sido la grande mortandad que ha habido de dichos indios y negros y no haber en aquella ciudad ni en sus contornos pueblos de indios ni repartimiento de ellos para las dichas minas como le hay en todo los reales de minas [sic/, siendo aquél el más rico e importante de toda esa Nueva España, de suerte que por esta falta muchas de las minas que están en labor no se benefician de todo punto, ni otras que hay descubiertas y cada día se descubren no se labran ni son de ningún provecho, de que se sigue gran pérdida a mi Real Hacienda y a los dichos mineros y vecinos de aquella ciudad; suplicome que para remedio de ello fuese servido de mandar se pueble un lugar de indios dos o tres leguas de la dicha ciudad, donde hay gran comodidad para ellos y para traerlos de pueblos de chichimecos y otros que están a veinte, treinta y cuarenta y más leguas de ella, a quien estoy sustentando sin tener de ellos ningún provecho, y en la dicha población se excusará hacerlo y estarán doctrinados aprendiendo nuestra santa fe, y no habiendo como no hay inconveniente para ejecutarlo resultará a mi Real Hacienda el mayor beneficio que puede tener en toda esa Nueva España, y cuando esto no haya lugar sea servido de tener por bien de mandar se dé a los dichos mineros repartimiento de indios para la labor de dichas minas como le tienen los demás reales de minas, pues en ninguno concurren las calidades y razones que en éste por ser sus minas muchísimas más ricas y de más ley que todas las demás de esa Nueva España, con que se animarán a descubrir otras de nuevo esperando recibir las mercedes que tengo ofrecidas a los tales mineros por una mi cédula real de ocho de marzo de seiscientos y treinta y dos, y para que la labor de dichas minas no cese por falta de personas que las beneficie les haga merced que de los negros que llegan al puerto de la Veracruz así de los que a mí me pertenece como a particulares, se lleven aquella ciudad cuatrocientos que se repartan entre los dichos mineros para la labor de sus minas supliéndoles de mi Real Caja la cantidad que montaren, la cual irán pagando por la décima parte de la plata que quintaren, y después que conste por certificación de mis oficiales reales haberlos satisfecho se les envíen otros tantos negros con que dentro de muy breve tiempo será muy grande el acrecentamiento de mi Real Hacienda por ser las dichas minas tan ricas y buenas como se ha referido y de lo contrario se irán acabando y despoblando como de algunos años a esta parte lo están por falta de quien las beneficie, y habiéndose visto en mi Consejo Real de las Indias juntamente con la contradicción que mi fiscal hizo y lo que acerca de ello dijo y alegó he tenido por bien a dar la presente por la cual los mando me informéis con vuestro parecer sobre todo lo arriba referido para que visto en el dicho mi Consejo mande lo que más convenga. 

Hecha en Madrid a siete de abril de mil y seiscientos y treinta y siete años. 

"Yo, el rey. Por mandado del rey nuestro señor, don Gabriel de Ocaña y Alarcón. Corregido con el original, que se entregó al tesorero Esteban de San Cebrián. Mateo de Herrera, escribano de Cabildo. (Rúbrica)”.

*Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas