×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Trotamundos

Mucho que aprender

Raúl Muñoz del Cojo
~
05 de Enero del 2019 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Hace algunos días tuve la fortuna de ser entrevistado por un medio de comunicación nacional y aparte de comentar el dato de la ocupación, tocamos nuevamente el tema de Airbnb. Parte del cuestionamiento se basó en lo que nos afecta a los hoteleros y la manera en que deberíamos de competir. 

Revisando publicaciones me topé con una de Forbes el 1o de enero donde París finalmente pone candados a la renta de apartamentos por medio de esta aplicación, anunciando a los dueños que a partir del 2019 los propietarios de viviendas turísticas recibirán un correo electrónico indicándoles que no podrán rentar su propiedad por más de 120 días al año, reportando esto fuentes municipales de esta hermosa ciudad. 

La medida que afecta en lo particular a la multinacional Americana Airbnb comenzó este martes en la capital y se extenderá progresivamente al resto de las ciudades francesas. Esta regla fue adoptada tras un acuerdo con las principales plataformas dedicadas a la renta turística y el gobierno de dicho país debido al buen control de esta nueva modalidad de negocios; notifica al dueño vía correo electrónico que sus 120 días de renta llegaron y no lo podrá hacer más. 

En caso de incumplimiento por parte de la plataforma dejando el anuncio de la propiedad por mas de los días autorizados, la multa ascendería a 50 mil euros (57 mil dólares aproximadamente).  Si la evasión a la regla viniera por parte del propietario, la multa sería de 10 mil euros ( 11500 dólares aproximadamente). 

Se espera que en el transcurso del presente año estén sumadas a la misma norma las ciudades de Burdeos, Suroeste, y Lyon, este, dos de las ciudades más pobladas de Francia, así como otras 13 ciudades mas. ¿Que le parece? Y nosotros preocupándonos por el número de estrellas que tienen los hoteles. 

Le comento que a la fecha en nuestro país sigue existiendo un gran vacío legal que favorece a la renta de este tipo de vivienda. El problema a la fecha es la disparidad en las reglas y normas existentes para los hoteles y las propiedades dedicadas a este tipo de servicios. 

Se ha logrado poco pero como comienzo es muy bueno. En la CDMX y el Jalisco existen ya leyes que los hacen pagar al menos el impuesto al hospedaje. Espero esta nueva administración federal actúe como se debe y logre acomodar finalmente esta oferta y homologarla con los servicios que se deben ofrecer. 

Por otro lado y enfocados en el servicio a los clientes “Millennials”, marcas hoteleras como Mercure del grupo francés Accor; Barceló con establecimientos en España como la Torre de Madrid y al Filo de la castellana; o el lujoso Urso junto al mercado de Barceló han tomado nota y se han unido al éxito de la plataforma Airbnb constituyendo un espíritu de comunidad enfocado a la proximidad con los barrios en donde se encuentran ubicados los hoteles. 

Gracias al programa “Local stories” los hoteles Mercure Madrid y Mercure Madrid, Plaza de España invitan a sus clientes a conocer la ciudad a través de guías locales, cuando no de los propios empleados de los hoteles, comprometiéndose siempre en hacer vivir a sus huéspedes una experiencia de vecindario en la zona. 

La cadena Barceló no se quedó atrás y su fórmula llamada “B-Locals” le ha funcionado muy bien.

Ellos siguieron una metodología diferente para lo que contrataron a 11 expertos en cultura urbana para recuperar el rol social que en antaño tuvieron los hoteles. El objetivo es el mismo, lograr la integración entre los locales y los turistas. Esto le ha funcionado tan bien a esta cadena que quieren ampliar el programa a hoteles como el Swisshotel y Raffles. 

Resultado de los estudios de esta gente se dio a conocer que el 90% de los residentes de una ciudad nunca se han metido a los hoteles cercanos a su lugar de residencia y por esto, el propósito es conseguir que esto pase para conectar más fácilmente al local con el turista. La conclusión esperada es lograr erradicar los brotes de turismofobia surgidos en las principales ciudades europeas. 

Para nosotros los que nos dedicamos a la hotelería es muy importante que entendamos que el objetivo no es convertir a nuestros hoteles en temáticos ni hacer de las ciudades algo como los parques de atracciones Estadounidenses. La autenticidad no se ve, el resultado se consigue en muy poco tiempo si se logra que aparezcan las llamadas plataformas colaborativas. 

Esta alternativa deberá pasar primeramente por la homologación entre establecimientos hoteleros y apartamentos turísticos ya que está demostrado que un viajero podrá requerir una casa u hotel al viajar por motivos vacacionales o de trabajo. 

Como podrá usted ver, tristemente le comento que en este sentido de competencia aún estamos en pañales. Considero por el bien de todos considerar estos ejemplos y trabajar en corregir vacíos legales, también comprender a la brevedad que el mercado turístico es muy cambiable actualmente. 

Finalmente agradecer a Fernando Gallardo y su foro de la ruina habitada por tan nutritiva información. Para usted mi querido lector, desearle lo mejor en este año que comienza. Hasta la próxima.