×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

La reforma universitaria

José de Jesús Vela Cordero
~
10 de Enero del 2019 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




 La Universidad Autónoma de Zacatecas es de todos, no sólo en tiempos de crisis.
Imagen / La Universidad Autónoma de Zacatecas es de todos, no sólo en tiempos de crisis.

Este año se cumplen 50 años de la primera gran evolución de la institución educativa más importante de nuestro estado. El Instituto Autónomo de Ciencias cambió su naturaleza y se insertó en un nuevo modelo educativo, en los albores de las mudanzas, rupturas generacionales y de modelo de sociedad que ocurrieron en 1968. La Universidad Autónoma de Zacatecas es hija de su época, de su tiempo y de su momento histórico que la definieron. 

A 50 años, la institución, está en la disyuntiva de evolucionar una vez más en su historia. Los retos son conocidos por todos: modernización en su modelo no solo administrativo, curricular, tecnológica, estructural, académica y el reinventar un modelo de gestión financiera eficaz. 

La reforma universitaria no debe partir sólo de una visión presupuestaria suficiente, el esquema de universidad única, terminó hace más de una década, hay competencia y mercado para el sector poblacional que aspira a una carrera profesional. 

La reforma de nuestra universidad debe partir de cómo se concibe ella misma en una época diferente, con aspiraciones generacionales distintas y preguntar cuál debe ser su rol en una nueva etapa histórica que debe definirla. 

Ya no basta con revestirla de lenguaje militante o ideológico; si bien toda Universidad tiene como premisa fundamental un objetivo eminentemente social, que esa es la esencia de la educación, esta no puede estar ausente de las grandes trasformaciones tecnológicas de las últimas décadas y de los modelos de auto gestión financiera. 

Todas las universidades públicas exitosas en el mundo han complementado su presupuesto público con modelos de reingeniería administrativa económica y financiera que les ha permitido ampliar y contar con plantas académicas profesionales y prestigiosas (ha abandonado su endogamia), así como consolidar sus programas de subsidio y becas para los alumnos de diferentes niveles de educación superior. 

La universidad no debe olvidar que forma profesionales para integrarse al mundo laboral de manera eficaz; por ello, su oferta académica debe responder a determinadas demandas, sin olvidar educar para ejercer el pensamiento, el análisis, la creatividad y los valores cívicos democráticos. 

Modernizar la universidad es aceptar y gestionar la diversidad que nutre a la institución. Todo plan de reforma interna debe tener en cuenta los principios generales de los derechos humanos, la diversidad cultural, la igualdad de género, la transparencia, la rendición de cuentas entre otros principios a fin de reconstruir su identidad. 

Nota. La reforma universitaria debe valorar la pertinencia de su forma de gobierno y sus mecanismos para gestionar sus cuadros administrativos. Redefinir que es su burocracia y sus límites, así como dimensionar a sus sujetos académicos. La Universidad Autónoma de Zacatecas es de todos, no sólo en tiempos de crisis.