×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

La ley natural

Isabel Orendain
~
11 de Enero del 2019 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




No estamos solos.
Imagen / No estamos solos.

Cuántas veces nos ha pasado que no sentimos muy machos por nuestros valores y decimos, no a mí esa película no me cambia, no a mí esa ese programa tan inmoral no me cambia, yo tengo mis valores y qué esperanzas que me vaya a cambiar. 

A lo mejor en el siglo  pasado y en los años 50-60 en donde no había tantos medios de comunicación esto si pasaba , pero ahora la confusión y el cambio de nuestra jerarquía de valores  que se están viendo en los programas de televisión y películas es impresionante desde la infancia, no sé si han visto pero existen muchos programas que promueven culturas e ideas contrarias a la ley natural, programas que vemos que nos encanta a toda la familia, desde los más pequeños y que la mayoría son importados por cable o antena, muchas veces de países distintos al nuestro, y solamente nos influyen para mal. 

Hay que ser realistas y ver que estos cambios tan bruscos a todos nos están afectando, y si, hay que ver y analizar qué tanto estamos confundidos; para muestra un botón, les voy a contar lo que una amiga mía me acaba de decir. 

Me dijo que en el grupo de su hija que tiene 15 años, 10 se consideran homosexuales y 4 heterosexuales, y una de ellas se intoxicó por tristeza porque rompió con su novia; quitando un lado la religión y lo moralista me pregunto ¿que están viendo estos muchachos? ¿quién  los este educando? ¿qué conceptos están aceptando como propios? Esto no es normal, que en una clase la mayoría no tengan identidad de género, y lo peor es que son personas infelices, tristes, inseguras, insatisfechas. que su confusión los lleva a quererse matar.

Pobres muchachos, el otro día me estaba acordando cuando yo tenía mi mejor amiga en primaria, nos cogíamos de la mano, nos abrazábamos  y nadie pensaba nada,  ahora si algún niño o muchacho quiere abrazar a sus amigos no lo hace porque por todo lo que saben y han visto, les entra la duda de su identidad y se sienten muy mal de hacerlo, y con esa duda sufren y ya no saben ni lo que son. 

El fin del hombre y la mujer es ser feliz y buscar el bien común, hay que hablar con la verdad y no fanáticamente y darnos cuenta de que si existiera el tercer sexo lo veríamos en la naturaleza, sería alguien diferente al hombre y la mujer y todos naturalmente los aceptaríamos y se aceptaría en todas las razas y culturas desde el principio de la humanidad.  

Hay que reflexionar y ver qué  tanto los medios de comunicación, ahora apoyados de las políticas gubernamentales e iniciativas de ley obligadas por así decirlo por los organismos internacionales como la ONU; nos están llevando a una confusión general de nuestra realidad y de nuestros valores, por un lado estamos viendo un desarrollo impresionante la tecnología que nos debería de llevar a la felicidad y por el otro estamos viendo personas infelices, aumento de vicios y suicidios. Nos preguntamos qué podemos hacer nosotros, cómo tenemos que estar preparados para saberles decir a nuestros hijos y nietos lo que les hace verdaderamente felices, la tarea es tremenda.

Hay que seguir la ley natural que es propia del ser humano y que nos distingue a los seres humanos de los demás seres vivientes animales y vegetales; hay que analizar la naturaleza humana cuidando de no confundir lo propio del hombre con los defectos humanos. Por ejemplo, en un alcohólico hay inclinación a la bebida, pero esto no significa que emborracharse sea bueno y natural.

El  hombre puede actuar contra la ley natural -y contra leyes biológicas- pero con malas consecuencias. Por ejemplo, una madre puede abortar  a su hijo, pero su naturaleza  le dice que no actúa bien.

Como les comenté en otra de las reflexiones, hay que ponernos a pensar y poner a pensar a los demás si tal situación o decisión  nos está haciendo mejor persona o me está haciendo más animal, si se está respetando al otro. No estamos solos, a través del tiempo ha habido muchos sabios que nos pueden instruir sobre lo que es bueno y malo, sobre la ley natural, hoy en día todo está a nuestro alcance, es nada más cosa de querer y buscarlo