×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Entonces bésame

Antonio Sánchez González
~
11 de Enero del 2019 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




 Y la tos puede durar hasta 10 semanas.
Imagen / Y la tos puede durar hasta 10 semanas.

Si se encuentra entre los miles que enfermaron de resfriado durante estas semanas (probablemente usted lo llamó gripe, suena mucho más convincente, ¿no?), es posible que haya probado un montón de remedios, comprados o caseros, y es probable que ninguno de ellos le haya curado. Puede que se esté culpando a sí mismo por no abrigarse suficientemente. O, más probablemente aún, está culpando a algún conocido por infectarle. Todos pensamos que entendemos el resfriado común, sin embargo, pocos tenemos una idea de cómo lo pescamos o qué hacer para evitarlo.

Seguramente piensa que besar a un amante mocoso es una mala idea en muchos sentidos. Pero, contrariamente a la creencia generalizada, es muy difícil contraer un resfriado intercambiando saliva. En 1984, un equipo de investigadores tuvo el poco envidiable trabajo de observar a cientos de estudiantes besándose. Los besos, concluyeron, no dieron como resultado la transmisión del virus del resfriado. “El virus viaja en el moco del sistema respiratorio”, explicaron. “A menos que tenga una tos fuerte y que parte de ese moco respiratorio haya penetrado en la saliva, el virus del resfriado no se transmitirá al besarse”.

La mayoría de nosotros pensamos que los resfriados son altamente contagiosos. Ciertamente, la mayoría de los adultos adquieren de dos a cinco resfriados al año (la cifra entre escolares pueden ser el doble). Pero los científicos dicen que los resfriados no son aterradoramente fáciles de transmitir. En condiciones de laboratorio, cuando conviven voluntarios sanos entre quienes padecen resfriados, es muy difícil propagar la infección. Esto se debe a que el moco del tracto respiratorio de una persona infectada tiene que entrar directamente en el de la víctima. De todos modos, eso no significa que sea un buen signo de urbanidad apartar un pañuelo y toser en la cara del vecino.

Para contagiarle, una persona infectada debe toser cerca de usted para que inhale las gotitas infectadas, o toque algún objeto contaminado con ellas, permitiéndole recoger el virus en sus dedos (un virus puede vivir en una perilla de la puerta por horas). Luego se frota los ojos o se toca la nariz (su ojo se drena en la nariz), depositando el virus en su propio tracto respiratorio. Dado que uno toca superficies manipuladas por muchas personas todos los días (piense en el pasamanos de una escalera) y respira gotas de mocos de una variedad de extraños que tosen, sería difícil culpar a sus seres queridos por cada uno de sus estornudos. Por cada persona sintomática, hay dos o tres personas infecciosas que tocan las cosas con sus dedos infectados por el virus. El lavado de manos si puede reducir las tasas de infección, pero, como dice el estudio de los estudiantes amorosos, para evitar un resfriado “tendría que usarse una máscara espacial para descartarlo por completo”.

Los virus del resfriado, me refiero a los que causan “síntomas de gripe” (fiebre, escurrimiento nasal, dolor, tos), son diferentes de los virus de la influenza. Los síntomas del resfriado provienen de infecciones de unas 200 cepas de virus diferentes (aunque hasta la mitad de todos los resfriados son culpa de un culpable, el “rinovirus”). Para curar un resfriado, habría que matar el virus específico del resfriado que uno se haya contagiado. Una compañía estadounidense inventó recientemente una vacuna contra el rinovirus pero, “tuvo que retirarla del mercado porque las mujeres que la recibían acababan embarazándose”: la inyección aparentemente interfirió con la píldora anticonceptiva. No hay medicinas para curar el resfriado y las de la influenza tampoco son útiles para el caso.
Entonces, ¿tenemos que aceptar los resfriados como algo inevitable? Eso sería motivo de otro artículo, mientras tanto, tenga en cuenta que su sistema inmunológico es la cura para el resfriado: en siete a 10 días, su sistema inmunitario vencerá el virus. Y la tos puede durar hasta 10 semanas.