×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

De mis apuntes

La Santa Inquisición en Fresnillo

Carlos López Gámez
~
12 de Enero del 2019 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Imagen /

La sabiduría popular, poseedora de innata creatividad, mezclada con infinita imaginación, divulga oralmente sus particulares interpretaciones de cualquier acontecimiento que involucre a la comunidad y particularmente a sus habitantes.

En esta ocasión trataremos una obligada investigación, se relaciona a la controversial presencia de la Inquisición en El Mineral.

No hace tanto tiempo, los más connotados historiadores afirmaban, con las pertinentes reservas y sin asegurarlo, que en Fresnillo nunca existió nada parecido al Santo Oficio.

Otros más confirmaban su presencia, incluso vertían pormenores sobre un posible caserón donde encerraban, torturaban y enjuiciaban a quienes se les consideraba como herejes, brujos, apostatas y seguidores de cultos satánicos. Dicho de otra manera a quienes eran enemigos de la Iglesia Católica, inclusive a los incómodos para la corona y clero.

Con relación al tema, en nuestros apuntes encontramos una referencia que nos lleva hasta el año de 1606 del s. 17. Relata someramente un hecho ocurrido en las Minas de Fresnillo que ameritó la intervención de la Santa Inquisición.

Resulta que un sujeto, de nombre Luis Enciso, mató a su mujer disparándole con un arcabuz. Para evitar que fuera detenido se refugió en el templo. Tuvo que intervenir el Alcalde de las Minas y lo lleva preso a la Audiencia de Guadalajara para que se le siguiese el proceso respectivo.

El incidente dejó al descubierto uno de tantos pleitos sobre la jurisdicción eclesiástica que tuvo la Audiencia y la Iglesia. Y, por otro lado, aunque fuera veladamente, se hace sentir la presencia del Santo Oficio en El Mineral.

El acucioso investigador e historiador, Arturo Burciaga Campos, en uno de los Foros para la Historia de Fresnillo celebrado en las instalaciones del Club Amigos de Fresnillo narra con su peculiar estilo un hecho ocurrido en este municipio en el siglo 17.

El relato confirma la presencia e intervención de la Inquisición en este mineral. En este caso para imponer el castigo a quien cometiera el delito tipificado como zoofilia.

El extracto del manuscrito, consultado para trasladarlo al libro que se refiere a Una historia Moral en la Nueva Galicia en voz de Burciaga Campos, hace sentir en los presentes la forma en que funcionaba el Santo Oficio; de como era su intervención para castigar a quienes cometían semejantes herejías.

El epilogo del relato hace alusión que los participantes en el aberrante acto fueron severamente castigados.

Independientemente a los dos casos citados de breve manera y a pesar de la ausencia de un número mayor de fuentes de información en esta ciudad, podemos expresar nuestra opinión: la Santa Inquisición estuvo presente en el Fresnillo.

Es más, un fresnillense fungió como Comisario del Santo Oficio en el Real de Minas.

Fue el Jesuita Joseph Núñez de Miranda. Sus padres fueron el capitán Diego Núñez de Miranda y Jerónima de Valdecañas. Nació el 20 de julio de 1616. Los padrinos fueron Isabel Tabuyo y Diego Núñez, hermano del bautizado.

Las ceremonias de bautismo, matrimonio y defunciones en las primeras décadas del s XVII se llevaban a efecto en el Templo de Santa Ana, primer templo parroquial, que además contaba con un camposanto. Iglesia a cargo de los jesuitas Miguel de Alemán y Luis de Amezaga en ese tiempo.

Joseph fue además cura rector en esta ciudad y comisario del Santo Oficio de la Inquisición y de la Santa Cruzada, luego Vicario y Juez Eclesiástico. Murió a la edad de 55 años. Sobre el particular algunos historiadores han señalado que sus restos reposan en la Parroquia (desconocemos cual); otros más indican que fueron sepultados en la bóveda de la Capilla de Nuestra Señora de Zacatecas.

Como dato adicional el jesuita Joseph Núñez de Miranda y Valdecañas, fue padrino del agua bautismal del Ilustrísimo Dr. Don Juan Ignacio María de Castorena Ursúa y Goyeneche.

De momento han sido tan solo tres referencias que nos indican que la Santa Inquisición sí estuvo en funciones en el Fresnillo.

Respecto a la posible ubicación de sus instalaciones no ha sido posible precisarlo. La conseja ha mantenido su versión, sin fundamento obviamente, que ocupo la casona que en el presente se ubica en la esquina de la Calle Santa Ana y Luis Moya. En base a lo que se propagaba tanto en la barriada como en la comunidad propició el surgimiento de una leyenda.

Esta refiere que en ciertas noches se escuchan lamentos y quejidos de quienes fueron sometidos a la tortura y después enviados a la horca o a la hoguera. Inclusive hasta afirman que han visto a sujetos cubiertos con negras túnicas conduciendo a otros semidesnudos encadenados.

Otras funciones de la Inquisición: dominar espíritus y combatir cualquier intento tendiente a modificar el estado de cosas imperante.