×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

No es fácil obtener la licencia para sillero

María Auxilio Maldonado
~
15 de Enero del 2019 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Ser sillero representaba dominar técnicas para muebles de lujo.
Cortesía / Ser sillero representaba dominar técnicas para muebles de lujo.
Sillas usadas en México hasta principios del siglo XVIIII.
Cortesía / Sillas usadas en México hasta principios del siglo XVIIII.

Dentro de los atractivos que ofrece la búsqueda de datos históricos encontramos las ocupaciones u oficios antiguos. 

Muchos de ellos aún existen, ya que se transmiten de generación en generación, aunque obviamente se realizan de modo muy distinto.

El oficio del sillero y guarnicionero es producto de un arte que, aunque mecánico en sus elementos, se enlaza con las artes de lujo en sus principales artefactos. 

En él se habla sobre las sillas de montar, los hebillajes, estribos y bocados, las bridas, los vivos y filetes de charol.
En la época de la colonia los maestros del gremio de silleros y guarnicioneros que también comprendían a los talabarteros, eran artesanos indispensables para la vida cotidiana de los pueblos.

A continuación se transcribe un documento en donde una persona que se desempeña como sillero, solicita intervención de la máxima autoridad, ya que realiza dicha actividad sin licencia dado que el gobierno encargado de autorizársela se ha dedicado a molestarlo:

“El doctor don Juan de Canseco y Quiñones, del Consejo de su majestad, su gobernador del Nuevo Reino de la Galicia y presidente de la Real Audiencia y Cancillería real que en él reside, etc, por cuanto ante mí y en mi gobierno pareció Bernabé Benítez, vecino de la ciudad de Zacatecas de 26 años a esta parte, casado y con 8 hijos que estaba sustentando con su oficio de sillero y guarnicionero, y por petición que presentó me hizo relación diciendo que él era molestado de las justicias de la dicha ciudad por muchas vejaciones que cada día le hacían, causándole pleitos y costas que le ponían en suma necesidad dando por ocasión a ello el decir usaba los dichos oficios sin licencia de este gobierno, siendo así verdad que en esa ciudad el dicho oficio y su persona es muy menesteroso por la mucha vecindad que había y mucha gente de las minas y ser puerto de toda la tierra adentro, donde posiblemente acudían así para los adobios de sillas y guarniciones como para hacerlas de nuevo a que había acudido puntualmente con gran crédito y puntualidad todo el dicho tiempo, y que para que libremente pudiese usar los dichos oficios sin que para ello recibiese agravio ni vejación alguna me pidió y suplicó atento a lo referido se le despachase licencia y mandamiento para que libremente pudiese usar los dichos sus oficios y las justicias no le molestasen ni hiciesen agravio por ello so graves penas que se le impusiesen, y que habiéndoles presentado el dicho mandamiento se le volviese original para en guarda de su derecho, en que recibiría bien y merced, que por mí visto el dicho pedimento e información que le mandé dar de la dicha vecindad y de ser casado y con hijos y vivir quietamente y que acudía a los dichos oficios con buena cuenta y que era maestro y no estar examinado, todo lo cual era público y notorio, y atento a lo susodicho y a que en la dicha ciudad no hay quien le pueda examinar y de haber de ir a la ciudad de México le sería de mucha costa y trabajo siendo como es persona pobre, acordé dar la presente por el cual doy y concedo licencia al dicho Bernabé Benítez para que libremente use y ejerza en la dicha ciudad de Zacatecas los dichos sus oficios de sillero y guarnicionero, sin que por ello ni decir que no está examinado se le haga agravio por ninguna justicia ni alguacil de la dicha ciudad de Zacatecas, pena de doscientos pesos de oro para la Cámara de su majestad. 
Hecha en la ciudad de Guadalajara a 6 días del mes de septiembre de 1639 años.

AHEZ. Fondo: Reservado. Actas de Cabildo. Libro Cuarto de Acta de Cabildo 1636-1644.

Directora del Archivo Histórico
del Estado de Zacatecas*