×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Zacatecas no quiere más impuestos

María Auxilio Maldonado Romero
~
22 de Enero del 2019 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En el siglo 19 y durante la independencia de México la corona española se dispuso a cobrar impuestos por casi todo.
Cortesía / En el siglo 19 y durante la independencia de México la corona española se dispuso a cobrar impuestos por casi todo.
Los impuestos era vitales para que los españoles mantuvieran la guardia durante la Independencia.
Cortesía / Los impuestos era vitales para que los españoles mantuvieran la guardia durante la Independencia.

Para sostener la guerra de independencia, la corona española tenía que obtener recursos de donde pudiera, pero el pueblo de Zacatecas ya no podía dar más.

“...Podría decirse que las últimas determinaciones que gobiernan este ramo son equitativas y justas, así por la absoluta necesidad de esta contribución que no solo conspira a la defensa de los legítimos derechos del soberano, sino también a los intereses individuales de los súbditos, como porque las fincas urbanas no pagan sino entre propietario e inquilino de lo que efectivamente producen y nada de las vacías o arruinadas, por cuya razón si los arrendamientos se disminuyen guardará la pensión el mismo orden. 

Y en cuanto a lo primero responderé que es constante que sin necesidad de este proyecto, Zacatecas, aún en los mayores conflictos de la rebelión, y sin embargo de los destrozos que sufrió de los autores de ella en las tres ocasiones que fue invadida, llevada de su lealtad y amor a los derechos del rey y de la patria, no se descuidó en crear arbitrios sobre todas las especies comerciables sin reservar aún los alimentos de primera necesidad para mantener tropas en esta provincia sin limitarse de socorrer a las limítrofes con cuyos auxilios no solo se consiguió la tranquilidad y restablecimiento del buen orden sino el estorbar que la insurrección se hubiera propagado al resto de lo interior, y que hubiera sin duda corrido el riesgo de perderse todo el Reino; con que semejante procedimiento acredita que Zacatecas con un crecido sacrificio suyo procuró defender como debía los intereses del soberano y los de los demás particulares.

Aún hay más, que lo que ninguna capital del reino ha hecho, ha verificado Zacatecas, y está practicando, que es el sostenimiento de un batallón provincial que no solo ha servido para la defensa interior de la ciudad, sino para varios puntos a donde ha sido destinado según lo ha exigido la necesidad, y para su subsistencia desde el tiempo de su creación hasta el día ha contribuido con la considerable suma de quinientos diez y nueve mil, ochocientos dos pesos, sin incluir en esta cantidad cincuenta mil pesos que de pronto dio el vecindario para el establecimiento de la citada tropa, veinte mil con que contribuyó para sus sueldos hasta que estableció el nuevo impuesto y después por no alcanzar hizo la voluntaria exhibición de diez mil pesos, que con estas tres últimas partidas, asciende el total de lo ministrado para este importante objeto a seiscientos noventa y nueve mil ochocientos dos pesos, y continúa con el mismo plan de arbitrios cuya contribución excede con mucho a la del 10 % de casas.

¿Y no es claro que cuando esta se impone para el objeto de la defensa del reino haciéndola tan visible Zacatecas, no es claro duplicársele para que fue impuesta aquella? Vuestra señoría lo conocerá y pasemos al segundo punto. 
Este se reduce a que la pensión de casas la satisfacen entre propietarios e inquilino. Si así sucediese, no había que tratar sobre el asunto cosa alguna, pero el Bando de 26 de marzo de 1817, previene que sea responsable al total del 10 % el propietario ¿Y cómo podrá ser esto en el cobro de ocho años y más de adeudo? ésta es una de las razones físicas que hay para que vuestra señoría haga todos sus esfuerzos a libertar al vecindario de semejante gravamen que le origina su destrucción como está manifestado. 

Las casas de los reales de minas corren la misma suerte que estos, de manera que si tienen un aspecto favorable hay quien las ocupe, y si lo contrario es menester o darlas de balde para que no las destruyan o dejarlas arruinar. 

Muchas ocasiones, y por lo regular los propietarios no pueden conseguir el arrendamiento de los inquilinos y tal vez ni saber el paradero de estos, porque cuando menos se piensa se emigran a otras partes, y estándose a la disposición del Bando citado, por precisa consecuencia cae la responsabilidad sobre los dueños de las fincas, y no teniendo estos con que resistir a un embargo como el que se les prepara, la desolación es cierta y segura.

Sin embargo vuestra señoría está penetrado de estos sentimientos y conoce mejor que yo los lamentables daños que se nos preparan contrarios todos al espíritu del sabio sistema que nos rige, en cuya virtud sabrá dar a mi exposición el valor que en mi concepto le merezca. Zacatecas, febrero 5 de 1821.

Juan Manuel de Ochoa.” AHEZ. Fondo: Ayuntamiento de Zacatecas. Serie: Casas y Solares. Subserie: Varios. Caja: 1. Expediente: 11. Año: 1821.

Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas*