×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Luis de la Rosa para gobernador

María Auxilio Maldonado
~
29 de Enero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Luis de la Rosa fue electo Gobernador; pero no pudo desempeñar el cargo por estar en EU.
Cortesía / Luis de la Rosa fue electo Gobernador; pero no pudo desempeñar el cargo por estar en EU.

Don Luis de la Rosa nació en el municipio de Pinos, Zacatecas. Realizó estudios en Derecho en el Colegio de San Luis Gonzaga de Zacatecas, mismo que no concluyó. Fue Ministro de Hacienda. 
En el servicio exterior fue Ministro Plenipotenciario en Washington. Como periodista, realizó colaboraciones en los periódicos Estrella Polar, El Fantasma, Siglo 19 y El Gallo Pitagórico y en Museo Mexicano.

En el año de 1850, fue electo por los ciudadanos de Zacatecas, gobernador del Estado, sin embargo no pudo desempeñar el cargo por encontrarse aún en los Estados Unidos. Sus restos descansan el Mausoleo de los Hombres Ilustres del Cerro de la Bufa.

A continuación se describe un importante documento, en donde se resaltan las virtudes de un hombre que pudo haber sido un excelente gobernante para nuestra entidad.

“A LOS CIUDADANOS ELECTORES SECUNDARIOS
Se acerca el día en que vais a ejercer uno de los actos más solemnes, en que vais a dar vuestros sufragios para gobernador del Estado. 

Preciso es que en estos momentos olvidéis vuestras amistades, vuestras relaciones y con entera independencia obréis, según las inspiraciones de vuestras conciencias. Ya tenéis conocimiento de los diversos candidatos que con anterioridad se han postulado públicamente, y sin eclipsar el mérito de los otros, ¿Quién es más capaz, más acreedor y más digno que el EXMO. SR. DON LUIS DE LA ROSA? Este ciudadano, hijo del Estado y de una brillante carrera, se recomienda por sí mismo.

Su talento, instrucción y virtudes a nadie pueden ocultárseles, y todos confiesan sus profundos conocimientos en los ramos de la administración pública. Inútil nos parece ocuparnos de encomiar sus relevantes prendas, cuando con orgullo lo vemos postulado aun para presidente de la República.

Es público y notorio que el señor de la ROSA ha renunciado el honrosos encargo de ministro plenipotenciario de los Estados Unidos del Norte, y aunque el gobierno general solo le concedió una licencia por seis meses, es casi seguro que estando ya en la República, como en efecto estará a la vuelta de un mes en México (en el Honor, periódico que se redacta en la capital de la República, en su número 25 de 3 del mes actual, se asegura que muy pronto desembarcará en Tampico, en un vapor americano, y en cartas particulares se corrobora esta misma noticia. Es seguro que desembarcando en Tampico, se dirigirá para Zacatecas), insistirá en su renuncia, que de una manera política le ha sido ya admitida, con la licencia que se le concedió, y quedará expedito para empuñar las riendas del gobierno.

Los que han postulado a otros candidatos confiesan francamente que ninguno es más digno que el señor de la ROSA y solo objetan su ausencia; pero este embarazo está ya destruido. 

Imposible nos parece que desairara un nombramiento hecho por los ciudadanos del Estado, con la más recta intención, y aun creemos que despreciaría otras colocaciones de mayor rango por venir a obsequiar los deseos y regir los destinos de sus compatriotas ¿No hemos visto al Exmo. Señor don Francisco García, despreciar el ministerio de hacienda y admitir el gobierno del Estado? Pues esto mismo debemos esperar del señor de la ROSA, por el indudable afecto que profesa a su país natal y a sus conciudadanos.

Los últimos sucesos reaniman nuestras esperanzas. Si en esta capital donde se pusieron en juego mil intrigas, resortes e influjos para extraviar las conciencias políticas de los electores, nada pudieron conseguir nuestros adversarios, por manera que no lograron sacar ni a uno solo de sus candidatos para electores secundarios y todos los nombrados están decididos a darle su sufragio al EXMO. SR. DON LUIS DE LA ROSA…

¿Queréis que Zacatecas se aproveche de los conocimientos que nuestro candidato haya adquirido en todos los ramos de la administración pública durante su permanencia en el Norte? Queréis corresponder dignamente a la confianza que en vosotros depositaron los pueblos para que les deis un gobierno ilustrado...