×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Las Catrinas, el primer moto club de mujeres en Zacatecas

David Castañeda
~
01 de Febrero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Tiene un año que formaron su club y cada día refuerzan más sus lazos de amistad.
David Castañeda / Tiene un año que formaron su club y cada día refuerzan más sus lazos de amistad.
Tiene un año que formaron su club y cada día refuerzan más sus lazos de amistad.
David Castañeda / Tiene un año que formaron su club y cada día refuerzan más sus lazos de amistad.
Tiene un año que formaron su club y cada día refuerzan más sus lazos de amistad.
David Castañeda / Tiene un año que formaron su club y cada día refuerzan más sus lazos de amistad.

ZACATECAS.- Ganarse el respeto de la sociedad como mujeres bikers, además de demostrar el “lado valiente de  las mujeres”, desde hace poco más de un año nació en  zacatecas el primer moto club de mujeres llamado Las Catrinas.

Con diferentes historias detrás de cada motociclista, las actuales seis integrantes: Erika de Loera, presidenta; Rocío Castro, Itzel Loma, Liliana, Dalia y Guadalupe Trancoso, alias La Gorda; han rodado juntas y el amor por los caballos de acero, las ha unido cada día más.

El proyecto nació el 9 de agosto de 2018 en Zacatecas, y son pioneras en la entidad como el primer motoclub, y eligieron a la Catrina por nombre, debido a que es una figura muy mexicana que representa a lo femenino y con poder.

Catrinas es un grupo de amigas con el mismo gusto, que aunque apenas llevan un año de vida, ya rodaron juntas hasta Mazatlán, Sinaloa; y esperan que más mujeres pierdan el miedo a ser independientes y prueben ser parte del club.

Anteriormente al proyecto de Catrina, las mujeres en el mundo de las motos solo eran vistas como la propiedad de los motociclistas y la necesidad de independizarse y de tener una identidad fue otra de las razones y la más importante del club.

Al principio nadie de los clubs de motociclismo locales creía en ellas y decían que el club era un capricho que no iba a durar, estas palabras se las llevó el viento y las Catrinas han demostrado que siguen en pie y con más presencia.

Asimismo, han recorrido otros estados como Durango y Aguascalientes, y además de rodar las calles, el club organiza colectas de ayuda para mujeres del CERERESO Femenil y pretenden realizar eventos de concientización entre conductores y motociclistas, a fin de evitar la eterna “guerra” entre ambos lados de la moneda.

Por último dijeron que sus planes son de seguir creciendo y seguir siendo un ejemplo de orgullo y poder de las mujeres y no que signifique una competencia en contra de hombres, sino ganarse el respeto de todos.