×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

La guerra llegó a su fin... ¿a favor de quién?

Jaime Santoyo Castro
~
04 de Febrero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La exigencia social más grande es la seguridad.
Imagen / La exigencia social más grande es la seguridad.

Recientemente, el Presidente AMLO hizo algunas afirmaciones en relación con el combate al narcotráfico que suenan extrañas: Dijo que la Guerra contra el narcotráfico ya terminó y de manera contundente agregó que no irá tras los grandes capos ni por hechos espectaculares, aseverando que se perdió mucho tiempo en eso y no se logró nada.

En esto último, me parece que tiene razón. Doce años de enfrentamientos cotidianos que costaron muchas vidas, y lejos de inhibir la siembra, cosecha o fabricación de drogas, se incrementó en gran forma, y en esa misma proporción se multiplicó el consumo de estos productos entre nuestra juventud. Creció la demanda, y en consecuencia, aumentó la oferta, y con todo ello la inseguridad se volvió parte de nuestra cotidianidad. Ciertamente hubo detenciones espectaculares de algunos capos, pero surgieron otros y se multiplicaron las organizaciones delictivas, involucrando cada vez más a algunos sectores sociales. ¡No hubo resultados favorables!

La exigencia social más grande es la seguridad. Todos queremos recobrar la paz. Que nuestras familias y nosotros mismos podamos transitar con tranquilidad por las calles y carreteras de nuestro país, y que circulen las  mercancías y los turistas, que haya dinamismo y se recupere la economía. Por ello todos debemos luchar.

Quiero pensar que el Presidente ya tiene algún plan o estrategia para lograrlo y quizá ya tenga puentes de comunicación con los diversos grupos del narco en pos de establecer acuerdos, como dicen que los había en el pasado, pero en el pasado no éramos consumidores.

No ir tras los grandes capos, cumple con su oferta de amnistía y perdón, pero nos asalta la duda de si no se va a ir contra los grandes, ¿qué va a pasar con los pequeños o medianos delincuentes? Los homicidas, los feminicidas, los secuestradores, los ladrones, los defraudadores, los evasores del fisco,  ¿a esos sí les va a aplicar todo el peso de la ley? o ¿también les va a perdonar?  Y en su caso, entonces ¿para qué queremos fiscalías y Códigos Penales? y la Guardia Nacional ¿qué hará? y ¿los Tribunales de Justicia? y ¿todo nuestro andamiaje jurídico? La paz debe ser a favor del pueblo, pero ¡necesitamos certidumbre!