×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

La coherencia de la creencia

Gerardo Luna Tumoine
~
05 de Febrero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La ira y el odio constantes debilitan nuestro sistema inmunológico.
Imagen / La ira y el odio constantes debilitan nuestro sistema inmunológico.

Los seres humanos en la actualidad llegamos hacer más de 7 mil millones de personas, y somos mental, emocional y físicamente iguales, ya seamos musulmanes, judíos, cristianos o sin creencias, también somos iguales en la forma de nacer y de morir. 

Los científicos tienen pruebas de que la naturaleza humana básica es compasiva. También han descubierto que la ira y el odio constantes, debilitan nuestro sistema inmunológico. Por lo tanto, al igual que enseñamos higiene física para preservar nuestra salud física, se debe enfatizar que las personas aprendan a mantener una mente feliz y en paz, para ello necesitan aprender higiene emocional, es decir, cómo enfrentar sus emociones destructivas.

La educación debe estar comprometida en la promoción de los valores humanos básicos debido a su preocupación por que las personas puedan vivir sus vidas con alegría y paz. A fomentar una armonía interreligiosa porque, a pesar de las diferencias en sus puntos de vista filosóficos, todas las principales tradiciones religiosas transmiten un mensaje similar de amor y compasión, paciencia y tolerancia, entre otras cosas positivas. La creencia en un Dios creador misericordioso es una base poderosa para considerar a las demás criaturas como hermanos y hermanas. Ser responsable de nuestras propias acciones, como se enseña en las tradiciones no teístas tiene un efecto de amor. 

Se supone que la religión acerca a la gente, así que es inconcebible que se use para crear conflictos. Es particularmente triste cuando miembros de diferentes denominaciones de la misma religión, como los musulmanes sunitas y chiitas, se pelean entre sí, diciendo que creen en un Dios.

No es la sofisticación de los dispositivos que poseemos lo que nos trae paz mental, son las cualidades humanas como el amor y la compasión. Cuando pensamientos negativos como el odio o la ira están presentes en la mente, incluso  un amigo es visto como un enemigo, pero cuando los pensamientos negativos desaparecen, incluso un enemigo se convierte en un amigo. La transformación interior no es una cuestión de fe u oración. Implica la razón y el uso de la inteligencia humana. Una mente tranquila y sana tiene un efecto muy positivo en nuestra salud física y bienestar.

Se necesita primero practicar los valores de autenticidad, sencillez, respeto y afecto en la mente continuamente para que se hagan hábitos en la vida diaria y la felicidad esté siempre permanentemente en las emociones y pensamientos.