×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Jornada Mundial de la Juventud 2019

Susana Rodríguez Márquez
~
06 de Febrero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El reto de la Iglesia es capitalizar el potencial evangelizador de los jóvenes.
Imagen / El reto de la Iglesia es capitalizar el potencial evangelizador de los jóvenes.

La edición 34 de la Jornada Mundial de la Juventud de la iglesia católica tuvo lugar en la ciudad de Panamá del 22 al 27 de Enero 2019. Fue la tercera que se realiza en América Latina, después de Buenos Aires 1987 y Rio de Janeiro 2013. Reunió a 156 delegaciones de países del mundo, y se registró una asistencia de más de 700 mil personas el día de la misa de clausura. 

El arzobispo de Panamá y presidente del comité organizador local, Monseñor José Domingo Ulloa, destacó el éxito del evento y señalo que ahora el reto de la Iglesia es capitalizar el potencial evangelizador de los jóvenes.

Es de resaltar la alegría de los panameños y el compromiso del Gobierno para culminar satisfactoriamente la jornada, así como también la función de los 3mil comunicadores acreditados que “hicieron llegar la buena nueva a todo el orbe desde esta capital mundial de la juventud”.
Se dio el primer Encuentro Mundial de la Juventud Indígena (EMJI), el cuidado de la naturaleza con acciones concretas y la participación de la comunidad de afrodescendientes, impactaron al Papa Francisco durante su visita al país caribeño. 

Durante su discurso, el Papa Francisco les dijo a los obispos centroamericanos: “esta es una oportunidad única para salir al encuentro de los jóvenes y recibir de ellos verdaderas enseñanzas para sus vidas y ministerio”.

“Los jóvenes son uno de los “lugares teológicos” en los que el Señor nos da a conocer algunas de sus expectativas y desafíos para construir el mañana. Con ellos podremos visualizar como hacer más evidente y creíble el Evangelio en el mundo que nos toca vivir; ellos son como un termómetro para saber dónde estamos como comunidad y sociedad”, dijo el Pontífice en la Iglesia de San Francisco de Asís de Ciudad Panamá.

Recordó que  esas inquietudes e intuiciones juveniles crecieron en el seno familiar alimentadas por alguna abuela o catequista, o en la parroquia, en la pastoral educativa  o juvenil. 

¡Róbenselos a la calle! Antes de que sea la cultura de la muerte la que, vendiéndoles humo y mágicas soluciones se apodere y aproveche de su imaginación.