×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Paco vende refrescante tejuino artesanal

Carlos Montoya
~
06 de Febrero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Desde joven aprendió a elaborar el tejuino y este ha sido su medio de vida.
Carlos Montoya / Desde joven aprendió a elaborar el tejuino y este ha sido su medio de vida.
Lo prepara de forma 100% artesanal.
Carlos Montoya / Lo prepara de forma 100% artesanal.
Siempre le ha gustado trabajar y quiere dar un buen ejemplo a su hija.
Carlos Montoya / Siempre le ha gustado trabajar y quiere dar un buen ejemplo a su hija.

ZACATECAS.- Sinaloense de nacimiento, pero zacatecano por adopción, Francisco Javier Ciriaco Pánfilo, se gana la vida en esta tierra de cantera rosa y corazón de plata, vendiendo tejuino, bebida centenaria que elabora con sus propias manos de manera artesanal.

Paco, nació hace 32 años en el municipio de Ahome, Sinaloa; y desde que era niño comenzó a trabajar para ayudar en la economía familiar, ya que siempre se ha caracterizado por ser una persona trabajadora.

Su familia es de comerciantes dedicados a la venta de productos del campo; sin embargo, en busca de mejores oportunidades, sus padres se mudaron a Guadalajara y a Francisco, junto a sus hermanos, no les quedó de otra más que seguirlos.

Instalados en la Perla Tapatía, fue su madre quien le enseñó a preparar el tejuino, cuya base es el maíz que pasa por un proceso de colado para después ser molido hasta obtener el grado de fermentación y el sabor que lo caracteriza y que resulta refrescante en días calurosos.

“Yo mismo preparó el maíz, hago que germine más rápido, luego lo muelo hasta que lo cuelo todo de manera artesanal”, comentó Paco, quien lleva 17 años elaborando esta bebida prehispánica, que también la ha vendido en Guadalajara, y en Zacatecas tiene ocho años ofreciéndola.

Agregó que, todos los días se levanta a las 7 de la mañana para ejercitarse, aproximadamente 30 minutos, y después empieza con el proceso de elaboración del tejuino, para que en punto de las 11 comience la venta.

Francisco dijo que dos de sus hermanas continúan vendiendo tejuino todos los sábados en el tianguis cultural de Guadalajara, ya que lo que empezó como una forma de obtener ingresos económicos, se convirtió en una tradición familiar, en parte por el proceso artesanal con el que preparan esta bebida de maíz fermentado.

En la actualidad, Paco es padre de una bebé de un año de nacida y junto con su esposa, trabaja arduamente todos los días para que nada le falte y darle el mejor ejemplo, para que en el futuro sea una persona de bien.

“Me gusta lo que hago, y trato de hacerlo con la mejor calidad e higiene, porque eso hace la diferencia entre un trabajo y otro. La mayoría de la gente que lo ha probado vuelve, y eso me motiva a seguir adelante”, platicó Francisco Javier, quien aseguró que su clientela es variada e incluye a mujeres y hombres de todas las edades.

Asimismo, Paco dijo que la preparación del tejuino, es un legado que le dejaron sus padres de quienes ha aprendido que el trabajo es lo que saca adelante a las personas, no importando las adversidades que se presenten en el camino.

Finalmente, enfatizó que él seguirá vendiendo tejuino porque le gusta prepararlo y representa su fuente de empleo, que lleva realizado desde hace 17 años.