×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Brechas generacionales

José Luis Guardado Tiscareño
~
07 de Febrero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Los puntos de vista que surgen sobre una realidad determinada cambian en función de la generación que las emite.
Imagen / Los puntos de vista que surgen sobre una realidad determinada cambian en función de la generación que las emite.

La distancia que separa a una generación de otra es denominada como brecha generacional y aunque generalmente esta brecha se mide en términos de tiempo, también las condiciones materiales que determina a cada generación así como la forma y la capacidad con la que se logran asimilar determinan la amplitud de esa brecha. 

Los puntos de vista que surgen sobre una realidad determinada, obviamente cambian en función de la generación que las emite, y si bien las generaciones más viejas logran incidir ampliamente en la conducta de los más jóvenes lo cierto es que el cambio tecnológico, los diferentes problemas sociales y las condiciones propias de los jóvenes terminan por transformar no solo las conductas y pensamientos sino las propias circunstancias y realidades de toda una sociedad para su presente y su futuro.

Cuando las distancias y diferencias entre las generaciones se agudizan, la brecha generacional tiende a generar mayores tensiones, conflictuando la relación entre jóvenes y viejos. Y cabe decir que esas tensiones no son solo producto de las diferencias en el tiempo o la tecnología, si no que hoy se empiezan a reflejar en discrepancias mayores en torno a condiciones laborales, de educación, económicas, de oportunidad y sobretodo de expectativas al largo plazo. 

Hoy en nuestro país, a pesar de contar con un bono demográfico positivo cada vez es más complicado que los jóvenes logren aspirar a las condiciones de las que disfrutaron sus padres o incluso sus abuelos, pues a pesar de que los hoy llamados millenials se caracteriza por ser una generación con mejores niveles educativos, lo cierto es que eso no se ha logrado traducir en mayores oportunidades de trabajo, altos niveles salariales o mejores condiciones laborales ni siquiera de calidad de vida, incluso la crisis medioambiental es producto de esa discrepancia entre el actuar del pasado y a lo que nos vemos obligados a realizar hoy en pro de nuestro medio ambiente. 

Si bien es necesario reconocer que las condiciones sociales en México se encuentran lejos de ser las mejores, lo cierto es que estás han venido deteriorándose de generación en generación. Para ejemplo, basta analizar el sistema de pensiones actual, que sin importar el contexto laboral del que se hable, es un sistema prácticamente quebrado e insostenible, que ante la oportunidad de aspirar y lograr condiciones óptimas, hoy esas condiciones han resultado ser exageradas y hasta absurdas. 

En este sentido hoy nos encontramos ante una realidad sumamente desalentadora, mientras que por un lado nos encontramos a una generación con varios años en el retiro y con una edad de 65 años disfrutando de una buena pensión, la realidad que afrontamos muchos de los que hoy recién nos insertamos al mercado laboral es abismalmente diferente y lamentablemente desventajosa. 

En estas circunstancias es cuando las brechas generacionales tienden no solo a acentuar sus diferencias sino a confrontarse, pues pareciera que las nuevas generaciones siguen siendo las obligadas por atender los abusos y excesos del pasado a cambio de nada, seguir trabajando para asegurar beneficios y privilegios a lo que de plano es vimposible aspirar para nuestro futuro. 

Es ahí cuando pareciera que las generaciones del pasado han quedado en deuda con las generaciones presentes y peor aún con las generaciones venideras.