×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias de Lobos

Mi delito... que no me dejaran herencia

Ivonne Nava García
~
10 de Febrero del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La herencia provocó discordia entre los hermanos.
Cortesía / La herencia provocó discordia entre los hermanos.

Las personas con alguna capacidad diferente, en ocasiones, se convierten en “garantía” cuando existen bienes materiales de por medio. Sus familiares pueden desgastarse completamente para pelear su tutela. Sin embargo cuando la obtienen se olvidan de ellos y se malgastan sus bienes. Tal es el caso de la historia que presento en las que una persona, sufre maltrato por la avaricia de sus familiares.

Su historia

Cuando nació no se veía que estuviera malito. Los doctores tampoco dijeron nada. Mi tía nos decía que ella notaba como que no era igual que sus otros hijos, él fue el último.

Mi tía ya estaba grande cuando lo tuvo. Yo le calculo que como 48 años, a lo mejor más. De mi primo que le sigue, son como 12 años de diferencia. A mí me daba mucho coraje que se burlaban de él, porque de más grandecillo, casi no hablaba, nada más hacía ruidos con su boca para comunicarse. Sus hermanos lo aventaban y así se burlaban de él. 

Muchas veces mi tío les decía que cuando se muriera no les iba a dejar nada por malos hijos. Se los decía cuando le maltrataban a mi primo Ezequiel. Los otros nomás se reían. Mi tía le hacía la lucha porque lo llevó a la escuela hasta tercero de la primaria. 

De ahí ya no pudo los maestros le dijeron que mejor ya no lo llevara porque no aprendía nada. Le decían que se lo llevara a Fresnillo a la escuela de educación especial. Pero eso no se podía. Se tenían que ir a vivir para allá y dejar su casa en el rancho. De Nieves allá está lejos y ni cómo ir y venir diario para llevarlo a la escuela. Así se quedó. 

Tareas simples

Mi tía lo ponía a sembrar macetas, y luego se lo llevaban a la labor para que le echara las semillas en la siembra. Las echaba todas por sin ningún lado, pero mi tía las recogía y las echaba bien. Ella lo que quería era que no se sintiera inútil. En la casa también lo ponía a hacer cosas. Siempre se las hacía mal. Un día dijo que lo iba a llevar a Torreón ya para que le dijeran bien que tenía. Le dijeron que tenía síndrome de Down

Ni sabíamos qué era eso, pero le dijeron que el sí podía aprender cosas sencillas. Sí se sabe bañar y puede comer solo, aprendió muchas cosas, hasta a andar en la bici. Mi tía lo motivaba. 

Tristes pérdidas

Mi tío ya era grande de edad y estaba enfermo de diabetes. Le daba mucho por la bebida. Ese día hubo fiesta en el rancho porque se casó otro primo. Mataron un cochino y se hizo la fiesta en grande. Mi tío tomó mucho. Unos dicen que le dio una congestión y otros que se ahogó. Lo cierto es que falleció, pero murió intestado. 

No hubo mucho problema porque mi tía aún estaba viva. Después de eso mi tía se hizo cargo de todo, de las tierras y del rancho.

La ayudaban mis primos, pero se quedaban con lo que sacaban de la cosecha y de los animales. A mi tía le daban muy poquito y a veces apenas le alcanzaba para sus gastos y los de mi primo. 

Ella estaba enferma de la diabetes y de la presión alta. Un día a uno de sus hijos, se lo acuchillaron en una pelea en un baile. 

Tuvo suerte de que lo salvaran a tiempo, pero mi tía se puso muy mala. Le dio un coma diabético y de ahí se nos fue para abajo. Falleció poco después, pero ella había arreglado para dejarle a mi primo Eze unas tierras para que de ahí él se mantuviera y a una de mis primas como la albacea.

Discordia familiar

Mis primos los grandes estaban muy enojados con esa decisión porque decían que a ellos les había dejado todo mi tío. Fueron con los licenciados y les dijeron que la decisión sí era legal y que tenían que cuidar a su hermano. 

Entonces se empezaron a pelear por quién iba a cuidar a mi primo Eze. Los demás primos nada más veíamos cómo se peleaban entre hermanos. 

Porque se acusaban de que no cuidaban bien a mi primo y de que se gastaba mucho. Hubo muy malos manejos de todo eso. Un día mi prima dijo que ella ya había decidido vender todo para de ahí seguir manteniendo a Eze

El marido de ella y otro de mis primos se agarraron a golpes y hasta se tiraron de machetazos porque no estaban de acuerdo. De ahí también le daban un apoyo para el campo que tenían que cobrar cada 6 meses. 

Tenían que presentar a mi primo, nada más que ya se sabía que lo trataban mal y se veía enfermo.

Estaba muy flaco y de ahí mi mamá puso una denuncia por maltrato. Una juez dijo que mi mamá se quedaría con la custodia y que ella iba a ser la tutora de mi primo.

Enfrentamientos entre familias

No lo querían dejar venir a mi casa. Lo pelearon mucho. Pero no querían que nos diéramos cuenta de que lo golpeaban.

Que lo dejaban encerrado solo y que casi no le daban de comer. Cuando estaba mi tía hablaba poquito. Con ellos dejó de hablar y nada más hace sonidos con la garganta. 

Lo sacamos hasta con la policía de esa casa. Ya le habían vendido sus tierras que le dejó mi tía. Lo de los apoyos del campo. Se lo gastaron y ni siquiera para sus medicinas dejaron dinero. 

Como nos lo llevamos luego nos empezaron a echar pleito. Pasábamos en la calle y nos gritaban rateras y de viejas muertas de hambre no nos bajaban. Ahorita se está peleando que le regresen sus tierras porque no se debieron vender así. 

Nosotros ya tenemos tres años cuidándolo. Y de ellos no recibimos ni medio quinto. No se nos hace justo lo que le hicieron. 

Mi primo tiene como 35 años, pero es como un niño de 6. No se sabe cuidar solo. Y para acabarla mis primos dijeron que uno de mis hermanos lo había violado, se lo llevaron a la cárcel. 

Pasó casi 6 meses hasta que se comprobó que no era cierto. Otra vez nos pusieron cadenas en la pasada para nuestra casa. 

Es que es por la misma entrada del rancho. Tuvimos que hacer un juicio para arreglar eso.

Buena voluntad

Nosotros buscamos cuidar a mi primo porque lo veíamos muy malito y descuidado. Ya sabíamos que ellos se habían gastado todo lo de su herencia.

Si queremos que se lo regresen porque es de él. Y no es posible que unas tierras que valen más de 3 millones de pesos se hayan acabado en menos de 2 años. 

De ahí le daba para vivir toda su vida. Uno como deja así a su sangre, pero ellos que son de la misma madre no les importó él, nada más les importó el dinero de las tierras.