×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Reflexiones

Influir sobre nuestros hijos

Isabel Orendain
~
01 de Marzo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La primera imagen a seguir de un niño, es la de sus padres.
Cortesía / La primera imagen a seguir de un niño, es la de sus padres.

En esta semana me contaron dos casos diferentes de dos padres, papá y mamá, y de cómo influyen con los hijos para bien o para mal.

El primero es de una mamá que tuvo a su bebita y al nacer la niña tuvo el problema de que no podía respirar bien.

El pediatra tomo la decisión de meterla a la incubadora pero con cuidados tan intensivos que nadie podía entrar más que él y las enfermeras. Pasaban los días y el bebé no mejoraba.

A la mamá no la dejaban entrar a la incubadora, ni siquiera para tocarla.

Al quinto día la bebé ya tenía sus labios morados, la mamá estaba ya muy desesperada y entre todas las enfermeras que habían, la de más edad, con su experiencia se compadeció de ella y le dijo que se acercara a la bebé, que la tocara, que le pidiera permiso al pediatra.

El pediatra le dice que no pero ella le insistió que aunque fuera un minuto, por fin le dio permiso va y la toca y dice que al tomarle su manita, la bebita se la apretó y a partir de ese momento la niña empezó a reaccionar y salió a los pocos días del hospital.

La mamá me lo contó llorando de la emoción. Estamos de acuerdo que si la mamá no hubiera intentado tocar a su bebé lo más seguro es que la niña nunca hubiera reaccionado; es muy emocionante y de verdad se ve que la relación y la unión, el lazo que existe  entre madre- hijo se gesta desde el embarazo.

El segundo caso es de unos papás que mandaron al que es su hijo mayor, de intercambio a Canadá, esto está muy bien, a los hijos les da madurez, aprenden otro idioma, valoran a su país, a su familia.

Pero lo que personalmente me causó indignación es que los papás  le dieron  para llevarse una caja de preservativos.

Su hijo ni siquiera ha tenido vida sexual y sin decirle nada le insinuaron que allí estaban los preservativos para lo que se le ofreciera.

Cuando en la familia se toma esta  decisión de mandar a los hijos fuera, nuestra responsabilidad como padres es aconsejarlos muy bien respecto a todas las experiencias que van a tener, y sobretodo alertarlos a que se cuiden y a que respeten los valores que se les han inculcado desde chiquitos.

Hay que reflexionar y ver estos dos casos que les estoy contando y valorar la influencia  que tenemos como padres en nuestros hijos, que puede ser tanto benéfica como nociva.

Ellos indirectamente esperan de nosotros lo mejor, la mejor influencia, y nosotros debemos de estar conscientes de que de verdad nuestros consejos, nuestros cariños influyen en ellos.

Ellos son nuestra responsabilidad y debemos de siempre tratar de darles los cariños y consejos que los impulsen a luchar por la vida y a ser mejores personas, aunque eso signifique luchar contracorriente, que en estos casos fue tanto el pediatra como el libertinaje de los muchachos.