×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Don Carlos; sus oficios y ganas de vivir al 100

Carlos Montoya
~
11 de Marzo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Carlos siempre contagia su buen humor.
Carlos Montoya / Carlos siempre contagia su buen humor.
Ya conoce a sus clientes y los consciente con las bebidas más ricas del lugar.
Carlos Montoya / Ya conoce a sus clientes y los consciente con las bebidas más ricas del lugar.

JEREZ.- De lunes a viernes, don Carlos Carrillo Bermúdez, trabaja como panadero, pero los fines de semana, ejerce un oficio muy diferente en el Bar Tizoc, que es una de las cantinas más antiguas que tiene el Pueblo Mágico de Jerez, donde labora como mesero.

“Aquí no hay pobres ni ricos, aquí todos somos iguales”, dijo el señor Carlos quien a sus 58 años de edad sigue siendo el que provee en su casa donde vive felizmente casado; matrimonio que le dio una hija que vive en Estados Unidos a quien ama incondicionalmente.

Agregó que, para ganarse un ingreso extra, desde hace un año comenzó “mesereando”; sin embargo, nunca imaginó que este trabajo le daría la oportunidad de interpretar el arte, ya que representa un espacio para la exhibición de grabados, pinturas, y diversas formas de mostrar las diferentes manifestaciones artísticas, de locales y extranjeros.

A esta cantina, don Carlos llega caminando y se dice orgulloso de ser vecino del barrio de San Pedro, que es el más antiguo de esta cabecera municipal; desde ahí llega caminando a esta cantina.

“Me gusta hacer nuevas convivencias, que la gente se vaya contenta; la limpieza es muy importante para que los clientes se la pasen bien. Cuando viene mi patrón ve que el lugar está limpio y eso nos caracteriza”, platicó don Carlos.

Como panadero, ha trabajo prácticamente toda su vida, ya sea en la elaboración  o en la repartición en las tiendas y comunidades de este municipio.

Se llega el viernes y deja un poco de lado la harina, la levadura y el azúcar para  presentarse en el Bar Tizoc, ubicado en la plaza Tacuba, para comenzar a atender a los clientes con una enorme sonrisa y con su peculiar forma de ser.

Don Carlos dijo que sus dos trabajos son nobles y en ambos le gusta dar la máxima atención; está dispuesto a seguir ejerciendo la labor de panadero y la de mesero, porque haciéndolas siente la esencia de Jerez.