×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Doña María vende deliciosas nieves raspadas

Carlos Montoya
~
23 de Marzo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Le gusta poner su negocio en temporada de calor para ayudar en la economía familiar.
Carlos Montoya / Le gusta poner su negocio en temporada de calor para ayudar en la economía familiar.
Ella misma hace sus jarabes de diferentes sabores.
Carlos Montoya / Ella misma hace sus jarabes de diferentes sabores.

GUADALUPE.- Llega el calor y con él, el antojo de productos fríos que ayuden a mitigarlo y qué mejor manera que con un tradicional raspado o nieve raspada, como las que doña José María Quintero prepara desde hace 5 años.

La señora comentó que la preparación de los jarabes caseros le lleva en promedio 4 horas y en un día los hace todos de una forma totalmente casera, con la pulpa de frutas como la piña, fresa, tamarindo, guayaba; también elabora de vainilla y limón.

Fue su esposo quien le enseñó la preparación de los jarabes que duran menos de una semana, ya que la demanda aumenta por la temporada; comentó que todos los jarabes se consumen parejo y no hay uno que sea el preferido de sus clientes.

La señoría María dijo que sí es un poco laboriosa la fabricación de los diferentes sabores que ofrece en los raspados naturales, porque el proceso consiste en primero cocer la fruta con el azúcar, posteriormente molerla y colarla hasta darle una consistencia de mermelada.

Doña María explicó que solo es en temporada de calor cuando los vende y lo hace para obtener un ingreso propio que aporte a la economía familia; su casa es donde los ofrece a los vecinos de la colonia Tierra y Libertad, a escasos metros del Centro de Salud.

Este año comenzó con la venta en marzo y tiene previsto vender los raspados hasta septiembre u octubre, cuando el calor baje por la entrada del otoño.

Agregó que lo que más le gusta de su trabajo es que la elaboración de sus jarabes la hace con fruta natural y que la gente que se los compra se vaya contenta y luego regrese a probar de otros sabores.

Dijo que piensa seguir vendiendo durante muchos años más estas delicias que ayudan a combatir el calor, porque representa una forma de autoemplearse, la cual disfruta en compañía de su familia.