×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Llama obispo a no resignarse a vivir con miedo

Norma De Luna
~
25 de Marzo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Sigifredo Noriega Barceló obispo de la Diócesis de Zacatecas.
Archivo / Sigifredo Noriega Barceló obispo de la Diócesis de Zacatecas.

ZACATECAS.- Los zacatecanos no deben acostumbrarse a la violencia ni a vivir con miedo, no se tiene que bajar la guardia ante los sucesos de inseguridad,  aseguró el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló.

Refirió que todos los días se atraviesan problemas de inseguridad y la población no debe de acostumbrarse a ellos. 

“No hay que bajar la guardia ante la inseguridad, hasta que disminuya, que no se acostumbren a la violencia, porque no es normal”, afirmó.

Noriega Barceló también hizo un llamado a la sociedad juvenil a no abandonar sus estudios y a no consumir productos nocivos para la salud como alcohol o drogas. 

Informó que en Fresnillo aumentó la violencia intrafamiliar, debido a que los jóvenes consumen dichas sustancias y no se controlan, además los padres no tienen control sobre ellos, desconocen la manera de enfrentar las situaciones de riesgo y eso genera la violencia. 

Respecto a la iniciativa de la preparatoria militarizada, dijo que es una buena medida, pues eso habla de la futura preparación que tendrán los elementos de seguridad. 

“Es muy buena idea porque se requiere disciplina en muchos sentidos, se está haciendo lo necesario para la prevención”, afirmó el obispo. 

Al día, vive la diócesis de Zacatecas 

“Lo que se recoge en las colectas durante las misas, es el reflejo de la situación económica por la que está pasando la gente”, dijo el obispo. 

Informó que hasta el momento “viven al día” y no han tenido problemas con las nóminas de los empleados, pero los meses buenos para los feligreses se notan también en las ofrendas.

Refirió que la inseguridad también es un motivo para que se recaude menos cantidad, ya que por las tardes, debido a la violencia, las personas no quieren salir ni a misa.