×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El acoso en la UAZ se presenta hasta en la biblioteca

Franco Valdez
~
05 de Abril del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Las estudiantes comenzaron a ventilar los casos de acoso que han sufrido.
Miguel Alvarado / Las estudiantes comenzaron a ventilar los casos de acoso que han sufrido.

ZACATECAS.- La noticia de acoso sexual por parte de docentes a alumnas tomó un auge inimaginable durante la última semana, a través de Twitter alumnas denunciaron el Me Too “yo también”, por una serie de actos y comportamiento indebido de maestros hacia sus estudiantes.

Una joven de la facultad de Contaduría de la UAZ compartió para Imagen su experiencia, en donde su profesor llamado Daniel “N”, comenzó a mandarle mensajes vía WhatsApp, la alumna dijo que el docente empezó a sacar las conversaciones de contexto.

Algunos mensajes empezaron con un “hola”, de forma cortés, la joven le respondía;
precisó que después comenzó a acosarla.

“Me decía que era bonita, salía al baño y hacía lo posible por encontrarse conmigo, me saludaba, me mandaba mensajes todo el día” dijo la afectada.

Al sentirse acosada, la joven tuvo que cambiar de número y lo bloqueó en la redes sociales.
El siguiente semestre volvió a ser su maestro, pero al ser rechazado, tomó un comportamiento hostil con ella.

Otro caso es de una joven de psicología que trabajó un tiempo en la Biblioteca Central de la UAZ, al recibir gran cantidad de profesores, varios se acercaban y saludaban de beso y abrazo a las jóvenes aún sin conocerlas.

Una vez incluso fue al cubículo en el que se encontraba y la levantó de su asiento y la abrazó con tanta fuerza, que la joven tuvo que “empujarlo”; desde esa vez decidió renunciar, pese a que necesitaba el ingreso económico.

Finalmente, un caso más grave se suscitó con una joven de medicina, misma que compartió su historia en Twitter la cual fue comentada por cientos de personas.

La joven tenía problemas con la materia de anatomía, al pedirle ayuda al docente la citó en una tienda de autoservicio. Al llegar la invitó a subir a su coche, una vez ahí, le preguntó que si tenía novio, ella le respondió con un rotundo sí.

Pese a estar casado, el docente le dijo directamente que “quería ser su novio y de rehusarse no pasaría el curso”.

"Me dijo que cada vez que me hablara yo tenía que acudir a él, no importaba la hora ni el día, quería que estuviera a su disposición”.

En esa ocasión, el doctor que señaló como “Loera” la forzó a besarlo, esta experiencia la marcó, confesó.

“Me dijo lo mucho que le llamaba la atención en clases y lo atractiva que se le hacía en uniforme, después, que cada que me llamara le tenía que contestar” compartió la joven.

Al igual que varias jóvenes decidió cambiar de número, y por miedo a ser juzgada nunca habló del tema.

“Después terminé el curso y cambié de número, pero jamás me sentí 100% segura en la instalación, nunca pude decirlo por miedo a que dudaran de mi capacidad académica o que todo lo había provocado” finalizó la joven.

Al igual que estas jóvenes varias más han sufrido algún tipo de acoso, desde una mirada, un mensaje de texto, una salida juntos o hasta relaciones sentimentales con el acosador.