×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

De mis apuntes

La estación 135 años después

Carlos López Gámez
~
06 de Abril del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Imagen /

Un 8 de marzo de 1884 se reunieron varias personas en un paraje a 8 kilómetros al oriente de la ciudad para ser testigos de un acontecimiento que fue el comienzo de una propuesta que supuestamente vendría a transformar integralmente, no tan solo a ese sitio sino que abarcaría toda una región.

El lugar fue denominado Estación Fresnillo. El motivo del festejo era nada menos que la unión de las vías férreas del sur con las del norte, iniciándose de esa manera el paso del Ferrocarril Central Mexicano por estas tierras recorriendo la ruta México-Paso del Norte (Ciudad Juárez).

De acuerdo a las escuetas crónicas del evento con el paso del ferrocarril por esta comunidad se vaticinaba un gran porvenir para el disperso caserío y evidentemente para Fresnillo.135 años después la historia es otra.

La comunidad existe, es cierto, sin embargo, no se ha visto nada que indique desarrollo integral. La Estación ferroviaria en el presente son ruinas e infinidad de recuerdos. Los habitantes arraigados a la tierra son los que le dan vida. Claro que existe, pero en nada se parece a los vaticinios de los soñadores.

Se le consideraba que sería un polo natural de desarrollo. No fue así. Mientras los trenes conocidos como el 7 y 8 hacían sus recorridos por la ruta trazada, la Estación cumplía medianamente con su objetivo. El convoy levantaba pasaje y carga. El movimiento era continuo de acuerdo a las necesidades.

Para cubrir la distancia entre Fresnillo y la Estación en la última década del siglo 19 el Gobierno del Estado mediante concesión permitió el uso de un tranvía tirado por mulitas para trasladar personas y otros productos entre las dos comunidades. Más adelante se utilizaron camiones de combustión interna. Varios lustros después el tranvía utiliza motor de gasolina. Deja de funcionar en 1935.

La empresa minera hasta los veinte, para el transporte del concentrado a las plantas de fundición de Torreón y Texas de la Unión Americana utiliza su propio ferrocarril. Para ello obtiene permiso para tender su propia vía siguiendo la ruta que cubría el tranvía. En los sesentas deja de funcionar el ferrocarril de la minera al recurrir al transporte por carretera del mineral procesado.

La Estación Fresnillo luego San José ha sido un lugar donde se hizo creer a los residentes que sería un polo natural para impulsar el desarrollo de la región. Quienes así lo pregonaron quizá tenían idea de lo que pensaban, sin imaginar jamás que el destino tenía otra muy distinta.

Por ejemplo: El gasoducto Aguas calientes-Estación Fresnillo. El cual de acuerdo a los espectaculares anuncios del sistema abastecería de gas natural a las incipientes industrias, inclusive para uso domiciliario. Fue una burla mayúscula, jamás se construyó el gasoducto aunque José López Portillo haciendo gala de afanes protagonistas colocara la primer piedra del ambicioso proyecto.

No conforme con lo anterior se montó otro espectacular escenario: el Centro de Recría y Captación de Leche a unos cuantos metros de la estación. Los corrales repletos de ganado de primera, el cual según pregones, sería embarcado por tren para exportación. La realidad a corto plazo fue que el proyecto como nació desapareció.

Aseguraban los jilgueros del sistema que “desplazaría” a las empresas monopolistas en el país. Nada fue verdad. Las supuestas agroindustrias que “beneficiarían” a los hombres del campo fue solamente un discurso demagógico típico de los gobiernos de todos los tiempos.

Aunque no fue en la Estación, en Fresnillo hubo otro ejemplo de las “bondades” del sistema para el pueblo y principalmente para el campo con las llamadas Unión de Ejidos y Planta Vinícola.

En la Estación, aunque es posible que usted no de crédito, si hubo proyectos realizables. Inversionistas independientes establecieron una fábrica de productos derivados de fibra de vidrio. Ahí se fabricaban desde recipientes para macetas, hasta tinas para baños y embarcaciones pequeñas. También en un corto periodo hubo fábricas de muebles para casas.

La cercanía del Aeropuerto Municipal, a unos cuatro kilómetros de la antigua Estación, con sus frecuencias a cubrir con aviones comerciales y vuelos particulares, no influyó como se esperaba en el desarrollo socio-económico y político del poblado. En el presente es zona conurbada de Fresnillo.

Se recuerda a la Estación por otros hechos, por ejemplo: en el antiguo camino rumbo a Fresnillo en tiempos de la Revolución fue escenario de un crimen masivo al asesinarse a la banda de música de los federales. También en su trayecto fue masacrado Federico M. Gutiérrez quien fuera alcalde municipal en el año de 1919.