×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Aldair es 
un chavo 
con muchas ganas de 
salir adelante

Carlos Montoya
~
10 de Abril del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




A sus 16 años puso su negocio de carnitas.
Carlos Montoya / A sus 16 años puso su negocio de carnitas.
Poco a poco ha ganado clientes por el sabor y la calidad de sus carnitas.
Carlos Montoya / Poco a poco ha ganado clientes por el sabor y la calidad de sus carnitas.

GUADALUPE.- A sus 16 años, Eduardo Aldair Rodríguez Muñoz, ya sabe lo que es ganarse la vida, pues decidió emprender en su propio negocio, dedicado a la venta carnitas que él mismo prepara y vende afuera de su casa, en la calle Pedro Infante de la colonia Bonito Pueblo.

Lalo, aplicó los conocimientos adquiridos con su padre y sus tíos, quienes se dedican a esta actividad, al tratarse de una herencia familiar; ellos lo motivaron para dar el siguiente paso que lo llevó a tener su propio establecimiento, ganándose la admiración y el respeto de sus clientes, que en algunos de los casos son sus vecinos.

Comentó que, cuando tenía 13 años, empezó a trabajar en el negocio de carnitas de su familia, donde aprendió a cortar la carne, preparar el cazo, hacer las salsas, el pico de gallo y una cebolla morada con chile habanero que ofrece como acompañamiento y que le da un toque especial a sus carnitas.

“Empiezo a las 5 de la mañana, a deshacer la carne, mientras mi mamá me ayuda a preparar las salsas, luego prendo el cazo, donde estoy moviendo los pedazos de carne hasta que están en su punto y a las 9, empezar a venderlas”, comentó Aldair.

Agregó que, la mayor parte de las carnitas que vende son para llevar; pero también ofrece su servicio para comer en el lugar, donde la gente puede disfrutar de unas ricas tosticarnes, unos tacos o bien, unas tortas; todas estas suculencias bien servidas para que el cliente regrese.

Y es precisamente en la atención que le da a su clientela lo que hace la diferencia, porque aparte de que el sabor es excelente, el trato y la higiene que le pone a su trabajo son un sello distintivo que le dan ese toque especial a su negocio.

En la actualidad, Aldair suspendió sus estudios, no obstante gracias a su trabajo piensa retomarlos y sacar una carrera técnica en mecánica automotriz.

Mientras tanto, a su corta edad, ya sebe la responsabilidad que implica un negocio como el que tiene, por ello, trata de no desvelarse para no fallar con sus carnitas, que ya son esperadas por sus clientes todos los fines de semana.

Él espera irse consolidando y está dispuesto a seguir adelante en este reto que lo lleve a poner en el mapa sus carnitas como punto de referencia para los amantes de estas exquisiteces.