×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Zacatecas, tercer lugar nacional en ciberacoso

Redacción
~
11 de Abril del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La gran mayoría de las víctimas son mujeres.
Cortesía / La gran mayoría de las víctimas son mujeres.

ZACATECAS.- Zacatecas es tercer lugar a nivel nacional en víctimas de ciberacoso, solo superado por Tabasco y Veracruz.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el último año 2 de cada 10 zacatecanos han sufrido ciberacoso, el cual consiste en utilizar las redes sociales para acosar a una persona mediante ataques personales, divulgación de información confidencial o falsa.

Los jóvenes y los adolescentes son los más expuestos a este tipo de acoso y, según la organización, la mayoría de las víctimas pasa, en promedio, más de 1 hora o más utilizando el internet, en relación a aquellos que no la sufren.

Del 100% de los afectados, el 40% confesó haber recibido un mensaje para ser ofendido; el 31% admitió ser contactado, por una identidad falsa para ser acosado; mientras que el 27% recibió una llamada para ser violentado.

La edad de quienes sufren ciberacoso osicla entre 12 y 19 años; mientras que el según escalón va de los 20 a los 29 años.

Mujeres, las más acosadas

La gran mayoría de las víctimas son mujeres, quienes han recibido insinuaciones o propuestas sexuales por medio de las redes sociales.

Las víctimas femeninas sufren dos situaciones: el 30% recibió insinuaciones o propuestas sexuales; mientras que el 23% le fue enviado fotos o videos con contenido sexual. En tanto a los hombres, solo el 13% recibió proposiciones de carácter sexual; y el 14.7% le fue enviado imágenes pornográficas.

El fenómeno del ciberacoso es reciente y, por lo regular, ocurren en el ámbito escolar. Por ello, se sabe poco sobre las consecuencias legales que conlleva este tipo de actos.

La mayoría decide bloquear, ignorar este tipo de actos, por lo que no llevan el caso ante los tribunales correspondientes.

Sin embargo, las consecuencias psicológicas de este tipo de agresión van más allá de las paredes de una escuela, por lo que las víctimas pueden experimentar enojo, miedo y hasta inseguridad.

Algunos casos han terminado con el suicido de las víctimas.