×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Soledad, enfermedad

Antonio Sánchez González
~
12 de Abril del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La soledad, la sensación de aislamiento acompañada del sentimiento de alienación, siempre ha sido una característica de la condición humana. Las referencias al estado infeliz de la soledad están dispersas en toda la Biblia. John Milton, el poeta del siglo 17, nos recordó: “la soledad es lo primero que los ojos de Dios denominan malo”. 

Sin embargo, fue en la era moderna que las personas comenzaron a hablar de la soledad como un problema independiente. Hasta el siglo 19, la soledad solía estar asociada con el estado físico de estar separado de la sociedad o la empresa. Durante el siglo 19, la soledad se asoció con el estado interior de las personas, y los filósofos como Kierkegaard se preocuparon por el miedo a la soledad.

Hasta el siglo 21, la soledad era principalmente un problema abordado por teólogos, filósofos, sociólogos, poetas y artistas. En los últimos tiempos se ha convertido en un problema del interés de los médicos. Desafortunadamente, una vez que una dimensión de la condición humana se enmarca en el lenguaje de la medicina, es solo cuestión de tiempo antes de que adquiera el estatus de epidemia. 

Era inevitable que los médicos diéramos la voz de alarma de la pandemia de soledad.

La soledad es el nuevo problema sanitario de moda en el mundo. Por ejemplo, el año pasado, el gobierno británico instaló un nuevo ministerio de estado para la soledad en consecuencia de una serie de informes alarmantes sobre la prevalencia de la soledad entre ancianos que luego se expandió para incluir a los jóvenes, justificándose en sentencias como “los adultos jóvenes tienen más probabilidades de sentirse solos que los grupos de mayor edad”. 

En ese sentido, hace meses, un estudio médico afirmaba que los “millennials solitarios” enfrentaban una variedad de problemas sociales y de salud.

Sin duda hay millones de nosotros que nos sentimos solos. Es imposible determinar con algún grado de precisión si las personas están más solas que en tiempos anteriores.

Ciertamente hablamos mucho más sobre ello. Pero el sentimiento y las emociones asociadas con la soledad no pueden reducirse a cantidades medibles. Entonces, cuando los activistas afirman que la soledad es un “factor de riesgo comparable para la muerte prematura equivalente a fumar 15 cigarrillos al día, y es tan mala como otros factores de riesgo conocidos, como la obesidad y la inactividad física”, hablan como propagandistas en lugar de como científicos. 

Los activistas que advierten que “la soledad aumenta la probabilidad de mortalidad en un 26%” convierten una característica intangible de nuestra vida interior en cantidades calculables.

La medicalización de la soledad mistifica una condición para la cual no hay cura. La soledad a menudo expresa la dificultad que tenemos para comprender nuestro lugar en el mundo y entonces asume la forma de una crisis existencial. 

La filósofa Hannah Arendt describió la soledad como “esa pesadilla que puede prevalecer en medio de una multitud” cuando nos sentimos “abandonados por uno mismo”. Ella argumentó que esta pesadilla es un síntoma de la dificultad que tenemos para comprometernos con nosotros mismos.

*Médico antonio.sanchez@integragrupomedico.org.mx