×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

La birria de don Raúl Cabrera es la más sabrosa

Carlos Montoya
~
07 de Mayo del 2019 17:15 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Todos los días empieza la venta desde muy temprano en el mercado Arroyo de la Plata.
Carlos Montoya / Todos los días empieza la venta desde muy temprano en el mercado Arroyo de la Plata.
Todos los días empieza la venta desde muy temprano en el mercado Arroyo de la Plata.
Carlos Montoya / Todos los días empieza la venta desde muy temprano en el mercado Arroyo de la Plata.
Todos los días empieza la venta desde muy temprano en el mercado Arroyo de la Plata.
Carlos Montoya / Todos los días empieza la venta desde muy temprano en el mercado Arroyo de la Plata.

ACATECAS.- Al interior del mercado Arroyo de la Plata, en la zona de comida, la aguda voz de don Raúl Cabrera Rivera y de su esposa Juanita Martínez, pregonan para invitar a la gente pasar a degustar una exquisita birria, que preparan desde hace 34 años.

De familia comerciante, el señor Raúl, hasta antes de dedicarse de tiempo completo a la elaboración y venta de birria, trabajó en los negocios de sus padres: primero en una tortillería, ubicada en el mercado El Laberinto y posteriormente en una cremería.

Su primera experiencia como birriero, se remonta a la calle Ventura Salazar, donde actualmente está la plaza Bicentenario; en este lugar su madre doña María de Jesús Rivera, vendía menudo y tacos de cabeza, que con el paso del tiempo los sustituyeron por la birria de borrego y chivo.

Don Raúl, comentó que fue su hermano mayor, Pablo, quien comenzó en este negocio que estaba por convertirse en una herencia familiar, ya que los hijos de ambos les ayudan en sus respectivas birrierías siendo la segunda generación en este trabajo, que implica mucha dedicación por el proceso de preparación que representa.

Agregó que su hermano Pablo, aprendió a hacer este suculento platillo gracias a que se juntaba con un amigo birriero, quien le enseñó las técnicas para preparar una buena birria y posteriormente, él se los traspasó a don Raúl.

Junto a su esposa Juanita, empiezan a preparar la birria todos los días a las ocho de la noche; aproximadamente les lleva poco más de una hora condimentar la carne y hacer las salsas, porque lo más tardado es la cocción, que dura hasta las seis de la mañana del día siguiente.

Lista la birria, la trasladan hasta el lugar que ocupa su birriería en el mercado Arroyo de la Plata, de nombre Cabrera II, donde tienen varios años, para que a las ocho de la mañana todo esté listo y comience la venta, que termina a las seis de la tarde, excepto los domingos que cierran a las tres.

“Todo me gusta de mi trabajo, es una pasión para mí, me gusta tratar bien a la gente, dar un buen servicio y ofrecer precios accesibles”, comentó don Raúl, quien aseguró tener clientes que vienen de municipios como Fresnillo y Jerez, exclusivamente a probar su birria.

Agregó que, también algunas personas que vinieron a Zacatecas y probaron su receta, que por supuesto lleva la parte secreta, al regresar de visita al estado, también regresan por su birria, tal es el caso de clientes que tiene de Veracruz y Monterrey.

Don Raúl y doña Juanita, son marido y mujer pero también son compañeros de trabajo; juntos forman un excelente equipo junto a sus hijos, que les ayudan en el negocio al que piensan seguirse dedicando por mucho más tiempo, porque sus clientes son lo más importante para ellos.

“No todo el que chifla es chiflero y no todo el que vende birria es birriero”, comentó don Raúl, quien está orgulloso de sus padres, hijos, hermanos y sobrinos, que en la birria han encontrado una fuente de autoempleo que les ha dado para vivir dignamente.