×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Panteones de Jerez, sin más espacio para entierros

Silvia Vanegas
~
07 de Mayo del 2019 19:17 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El cementerio Dolores se saturó desde hace varios años.
Silvia Vanegas / El cementerio Dolores se saturó desde hace varios años.

JEREZ.- Los panteones de Jerez solo tienen espacio para 535 fosas más, en un espacio de 3 mil metros cuadrados, que ocupan los cementerios El Calvario, La Soledad y la Inmaculada Concepción.

En tanto que El Dolores, ya se saturó desde hace varios años, por ello, además de su arquitectura se convirtió en panteón-museo.

Ana María Acevedo, oficial del Registro Civil, explicó que a la semana fallece un promedio de 11 personas, pues en el transcurso del fin de semana registran hasta cuatro decesos y por lo menos uno cada día.

Por lo que para finales de este año, los camposantos quedarían saturados y no habría espacio para enterrar más cuerpos.

Aunque la funcionaria explicó que no en todos los casos se requiere de un espacio nuevo, ya que en cada fosa hay capacidad para tres cuerpos.

Al respecto, José Ángel Flores, director de Obras Públicas, dijo que el espacio disponible es para  mil 605 personas, teniendo en cuenta que cada fosa es para tres cuerpos de una misma familia.

Aunque es necesario aclarar que no siempre quienes mueren son parientes de alguien que ya fue sepultado.

Explicó que para atacar la problemática, ya tienen un control en los cementerios para que no se vendan espacios por el personal de panteones, como se hacía en el pasado.

Otras acciones para que el espacio se pueda utilizar en lo que resta del año, es que usan muros de concreto armado y no bloques.

También buscan adquirir los terrenos aledaños, Flores dijo que ya iniciaron pláticas con los propietarios de esos espacios que están junto a los cementerios para comprar predios que permitan la ampliación de los panteones.

El director de Obras Públicas dijo que se tiene proyectado que con la adquisición de los terrenos aledaños, se pueda encausar el agua que en tiempo de lluvia inunda los sepulcros.