×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Conoce la historia de los panteones de Jerez

Silvia Vanegas
~
08 de Mayo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.
Archivo / El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.
El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.
Archivo / El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.
El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.
Archivo / El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.
El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.
Archivo / El Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.

JEREZ.- La historia de los panteones de Jerez es tan única como sorprendente por las características e historias que cada uno de los cementerios guarda.

Esta bella provincia fue una de las primeras en el país en la que se construyó un panteón extramuros; es decir, que las personas fueron sepultadas afuera de las iglesias.

Para este fin fue creado el Panteón de Dolores, que comenzó a recibir cuerpos en 1817.

Actualmente, el cementerio de Dolores es uno de los más bellos por sus monumentos fúnebres, mausoleos y tumbas realizadas con cantera entre otros ornamentos que fueron traídos de tierras lejanas.

En dicho camposanto reposan los restos de jefes políticos, familias de gran linaje, masones y otros ciudadanos.

En 1875 fue construido el panteón de la Soledad, que era destinado para la gente de clase baja y la diferencia se puede ver en las tumbas.

El cronista de la ciudad, Héctor Manuel Rodríguez Nava explicó que los precios por sepultar a una persona en el panteón de La Soledad era más económico pues no había sido bendecido.

Lino Rodarte, famoso por su corrido, fue sepultado en ese panteón; aunque fue sacado de su tumba y arrastrado a cabeza de silla por Cruz Nava, un esposo ofendido, pues Lino tenía fama de mujeriego y Nava lo privó de la existencia.

En este cementerio las tumbas no se vendían a perpetuidad y solo se contaba con un periodo de gracia de 5 años para que los restos permanecieran sepultados, después se llevaban a un osario, dijo el historiador Luis Miguel Berúmen Félix.

El panteón del Calvario se fundó en el año 1974 por el presidente Manuel Carrillo, y como hecho insólito él fue el primero en ser sepultado en dicho lugar.

El panteón de la Inmaculada es el espacio más reciente construido en el año 2000, como parte de la ampliación de los cementerios que ya se encontraban saturados como ocurre en la actualidad.

Recientemente en los cementerios fueron colocadas cámaras de seguridad, ya que era común el robo de ornamentos, flores y hasta de cantera en los panteones antiguos.

Incluso, en el museo-panteón de Dolores  fue blanco de los vándalos que rompen lapidas del siglo pasado, cruces y roban algunas piezas de los barandales y cantera.