×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Doña Martha; mujer empoderada y amorosa

Carlos Montoya
~
10 de Mayo del 2019 11:23 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.
Carlos Montoya / Su sazón es el secreto para que sus gorditas sean una delicia.

GUADALUPE.- Doña Martha Sid Merino, de 58 años, festeja el Día de la Madre poniendo en alto a todas las mujeres trabajando en lo que más le gusta que es haciendo gorditas, actividad que ha realizado durante décadas y de la que se siente orgullosa, pues gracias a este oficio sacó adelante a sus cinco hijos.

Originaria de Puebla, la señora Martha llegó a Guadalupe hace 30 años, y lo primero que hizo fue buscar un trabajo para que a su familia nada le faltara.

Con tres mujeres y dos varones por quienes velar, fue en el ramo de la comida donde comenzó a laborar y es que su madre, quien falleció hace 14 años, le heredó los valores que hacen a una gran mujer como son el respeto, la honestidad y el trabajo, por mencionar algunos.

“A mi madre la llevo todos los días en el pensamiento, porque el que se olvida de ella quiere decir que nunca la quiso”, comentó doña Martha, atrás de un comal donde ponía las gorditas que terminaba de amasar en el local donde trabaja actualmente.

Su jornada laboral comienza todos los días a las 8 de la mañana, en un negocio ubicado en las instalaciones del Mercado Nuevo donde trabaja desde hace algunos años.

Ahí prepara todos los guisos que va a ofrecer a sus clientes, quienes acuden a ella por la sazón y ese toque amoroso que le da un sabor especial a la comida.

Requesón, rajas, yescas, frijoles con queso, bistec y chicharrón son los platillos que siempre calientitos que pueden disfrutar los comensales que acuden al negocio para desayunar o comer.

“En mi familia casi no estamos acostumbrados a festejar el 10 de mayo ni la Navidad, para nosotros mamá hay todo el año”, mencionó doña Martha quien no por eso deja de ser la consentida de sus hijos y al mismo tiempo el pilar de la familia.

Ella sabe lo que es ganarse la vida a base de trabajo, pues cuando se separó de su esposo no se quedó de brazos cruzados y salió adelante por cuenta propia y lo sigue haciendo.

Actualmente, es madre de cinco hijos y abuela de cuatro nietos de quienes recibe todo el amor aunque no precisamente sea el Día de la Madre, por eso es que ella se siente bien cobijada y en su trabajo no la dejan sola sino todo lo contrario, pues sus hijas le ayudan en lo que falte.

“Aquí me gano la vida, porque el que no trabaja no come”, dijo doña Martha Sid Merino, quien es una madre ejemplar y trata de darles el mejor ejemplo a sus nietos que representan a la nueva generación de la familia.