×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Zayulmar salva a la tierra a ritmo de reggae

Carlos Montoya
~
13 de Mayo del 2019 09:18 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El artista construyó su propio instrumento musical.
Carlos Montoya / El artista construyó su propio instrumento musical.
Su música viene de tubos reciclados.
Carlos Montoya / Su música viene de tubos reciclados.
Se ayuda de las monedas que las personas le dan por su música.
Carlos Montoya / Se ayuda de las monedas que las personas le dan por su música.
Zuyulmófono así le llaman sus amigos a su instrumento.
Carlos Montoya / Zuyulmófono así le llaman sus amigos a su instrumento.
El joven quiere que las personas sean conscientes del cambio climático.
Carlos Montoya / El joven quiere que las personas sean conscientes del cambio climático.

ZACATECAS.- La música recorre por las venas de Zayulmar Letechipía Rosas, quien lleva en la sangre la pasión por el arte que sus padres le han heredado y se ha convertido en un agente de cambio al ser un activista ambiental.

Nacido en Puebla, pero con 20 años radicando en Zacatecas, a sus 23 años, halló en la música el mensaje que el mundo necesita para crear conciencia del cambio climático y sus efectos negativos que actualmente la humanidad está padeciendo.

Aprovechando su talento musical, no quiso quedarse de brazos cruzados y echó su mente a volar para convertirse en creador de un instrumento musical, el que está hecho a partir de tubos de PVC que se fue encontrando en la basura.

“Mis amigos me dijeron que nombrara a este instrumento como el Zayulmófono; pero la verdad es que no lo he llamado así”, dijo entre risas, mientras explicaba el proceso de fabricación donde también utilizó cámaras para llantas de bicicleta, con las cuales sujeta su artefacto musical.

Otros de los llamativos objetos que utiliza son “chanclas”, a las que les quita los sujetadores y con ellas les pega a los tubos desde donde salen los peculiares sonidos.

Su padre Martín Letechipía Alvarado, quien es artista plástico; y su madre Gabriela Rosas, quien se dedica al teatro, han influido en la formación de Zayulmar desde que era niño y de esa manera se ha convertido en un joven creativo.

Los fines de semana los aprovecha para salir a tocar con su llamativo instrumento a las calles, donde recibe una moneda a cambio de su talento, y de lunes a viernes estudia guitarra clásica en la Escuela de Música de la Universidad Autónoma de Zacatecas, donde está por terminar la carrera.

Asimismo, ha incursionado en proyectos musicales del género reggae, tocando para agrupaciones locales como Lophophora y Lion Mosphera.

Pero, no solo en la música ha figurado, puesto que también ha estudiado en la Escuela Estatal de Conservación y Restauración de Zacatecas, donde ha influido para rescatar los materiales que utiliza para realizar sus instrumentos musicales.

Gracias a su talento y capacidades musicales, cuando se va de viaje a otras ciudades con poco dinero no batalla, pues en la basura busca los aditamentos necesarios para armar un instrumento como el que tiene en Zacatecas para ponerse a tocar y ganarse algunos pesos.

Música reciclada así le llama Zayulmar a la actividad que realiza en sus tiempos libres y que lleva de por medio ese mensaje conscientizador que busca llegar a los oídos de quienes pasan por desapercibido los efectos del cambio climático.

Finalmente, comentó que espera terminar su carrera en la escuela de música y seguir dedicándose a lo que es una de sus más grandes pasiones.