×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Autoridades prohíben la venta de cigarros

María Auxilio Maldonado Romero
~
14 de Mayo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




En el siglo 19 el cigarro se utilizó como propina o “pilón” en las carnicerías.
Cortesía / En el siglo 19 el cigarro se utilizó como propina o “pilón” en las carnicerías.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el tabaquismo es considerado ya como una epidemia mundial, que mata cada año aproximadamente 6 millones de personas, de las cuales, alrededor de 10% son no fumadores, es decir, se trata de personas expuestas al humo ajeno.

El tabaquismo es una de las principales fuentes de muertes en exceso que se pueden evitar, y la principal causa de gastos de bolsillo y catastróficos en salud; en este rubro sólo los accidentes superan en consecuencias económicas al gasto que se destina por parte de las instituciones de salud para la atención de quienes enferman por el consumo de tabaco, aunque las pérdidas en vidas humanas son mucho más elevadas entre quienes padecen la adicción a la nicotina del tabaco.

Para el año de 1801 en Zacatecas por medio de una circular, las autoridades dar a conocer la prohibición de la venta de cigarros en tendejones o estanquillos (a cambio de dinero), pero no porque les interesara la salud de la población y específicamente de los menores.

La razón de la restricción anterior era debido a que el cigarro sería utilizado única y exclusivamente como propina o pilón, para quienes adquieran los productos en las tercenas (carnicerías).

“Señor Intendente de esta Provincia.

En orden circular de la Dirección General de la Renta del Tabaco de 3 de mayo del año anterior, se prohíbe a los tenderos la venta de cigarros y puros por tlacos y que solo deben usar de aquellos para los pilones, adehalas y galitas, comprándolas en las tercenas; y que se cuide en las misma de no dar para dicho fin más provisión que la que se considere proporcionada al mayor o menor comercio del que los pida, celándose con mayor vigilancia su puntual cumplimiento.

Por decreto de vuestra señoría de 19 de aquel mes y año, librado a mi solicitud, se notificó a estos tendejoneros la expresada orden, para la debida observancia, pero es lo menos en que han pensado; pues tengo entendido que con desprecio de la determinación, venden los cigarros que llaman hechizos, debiendo surtirse del estanco con oportunidad, según previene la misma circular, para solo distribuirlos, como expresa y no para venta.

Mi carácter está muy distante de celebrar se me presenten motivos de incomodar a ningún tratante, de que he dado pruebas prudentes, insinuándome repetidas ocasiones con algún tendejonero, en términos inequívocos de serme sencilla la necesidad de tomar providencias para cortar el abuso de raíz, con justo escarmiento de los infractores. 

Pero ni aun este medio ha sido bastante para que dejen de continuar su ambición o ilícito trato.
Y no pudiendo desentenderme de tal inteligencia, ocurro a la autoridad de vuestra señoría para que se sirva mandar se notifique precisamente a los dueños de los tendejones, que se abstengan en lo sucesivo de tender ninguna clase de cigarros, ni usar de los hechizos para pilones, adehalas y galitas, pues para este permiso que les concede la orden circular; les franquearé del estanco, cuando los haya, los que necesiten con proporción a su comercio. 

En el concepto de que por mi parte será esta la última prevención que pida a vuestra señoría se les haga. 

Dios guarde a vuestra señoría muchos años. Zacatecas, 19 de octubre de 1801. José de Rosas”

Directora del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas*