×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Don Carlos sacará tu lado feroz con su deliciosa birria

Carlos Montoya
~
22 de Mayo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Don Carlos tiene 20 años en el negocio.
Carlos Montoya / Don Carlos tiene 20 años en el negocio.
La famosa receta se la enseñó su suegro.
Carlos Montoya / La famosa receta se la enseñó su suegro.
La tostada de machito es la favorita de los clientes.
Carlos Montoya / La tostada de machito es la favorita de los clientes.
Lo puedes encontrar de lunes a sábado de 8:30 de la mañana a 3 de la tarde.
Carlos Montoya / Lo puedes encontrar de lunes a sábado de 8:30 de la mañana a 3 de la tarde.

GUADALUPE.- No tener un patrón que le estuviera dando órdenes y seguir con el legado gastronómico que le heredaron sus suegros, motivó a Carlos Carrillo Dávila, de 44 años, a abrir su propia birriería, donde se gana la vida dignamente.

Con más de 20 años de experiencia preparando birria, don Carlos inició vendiendo su platillo en los tianguis de Guadalupe y de Zacatecas, municipio de donde es originario.

Después, pensó que ya era tiempo de poner su birriería en un punto fijo, por lo que se instaló en la vialidad Arroyo de la Plata, a contra esquina de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, donde vende esta suculencia de lunes a sábado, de 8:30 de la mañana a 3 de la tarde.

Gracias a la ayuda de su esposa Hortencia Troncoso Dávila, Carlos se dedica al oficio de vender birria, la cual le permite sacar adelante a sus dos hijos: Carlos de 24 años; y Edy de 13, quienes también ayudan en el negocio y son la tercera generación que se dedica a esta actividad.

La birriería se llama Troncoso en honor al apellido de su suegro Víctor Troncoso, quien a sus 86 años se sigue dedicando a este trabajo, con el que pudo mantener a sus 12 hijos, de los cuales ocho siguen con esta tradición que se convirtió en herencia familiar.

Lo que hace fuerte al negocio son las mujeres, pues Natalia Dávila, que en paz descanse, fue la esposa de Don Víctor y fue uno de los pilares para que la birriería se mantuviera en pie; así como Hortencia le echa la mano a Don Carlos para que siga la tradición.

Los tianguis han sido claves para la consolidación de esta familia en el ramo birriero, pues hasta la fecha son los lugares donde llegan desde temprana hora para instalarse y vender los diferentes productos, con los cuales se han posicionado en el gusto de sus clientes.

Las ordenes en plato, tacos, tortas y la especializad de la casa, que es la tostada de machito, figuran entre su menú de las birrerías Troncoso.

“Ser mi propio patrón y que mis clientes queden satisfechos, para que después vuelvan por más birria es mi mayor satisfacción”, aseguró don Carlos, quien trabajó como chófer repartidor de productos de Avon antes de dedicarse a la birria.

Finalmente, aseguró que seguirá en el negocio birriero hasta que sus fuerzas se lo permitan seguir preparando birria de manera artesanal en hornos de adobe, porque es una actividad con la que le gusta ganarse la vida.