×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Everest cobra ocho vidas en lo que va del año

Redacción
~
24 de Mayo del 2019 10:40 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El gran flujo de montañistas crea peligrosos embotellamientos en la llamada
Archivo / El gran flujo de montañistas crea peligrosos embotellamientos en la llamada "zona de la muerte”
El gran flujo de montañistas crea peligrosos embotellamientos en la llamada
Archivo / El gran flujo de montañistas crea peligrosos embotellamientos en la llamada "zona de la muerte”

NEPAL.- Hasta el jueves, unos 550 alpinistas habían coronado este año el Everest, según datos de las autoridades nepalíes.

Dos indios, un austríaco y un nepalés murieron en la montaña, en los últimas 48 horas.

La india Kalpana Das, de 52 años, llegó a la cima pero murió el jueves por la tarde cuando bajaba. Otro montañero indio, Nihal Bagwan, de 27 años, también falleció en el descenso.

"Estuvo bloqueado en el embotellamiento durante más de 12 horas y estaba agotado. Unos guías sherpa lo trajeron al campo 4 y allí murió", relató Keshav Paudel de la agencia Peak Promotion.

En el lado tibetano de la montaña, menos frecuentado que el nepalés, murió un montañero austríaco de 65 años, anunció un organizador de expedición.

También falleció un guía nepalés de 33 años en un campamento de base, tras haber enfermado en el campo 3 a 7.158 metros de altura.

A esta altura extrema, el óxígeno es más escaso en la atmósfera y los alpinistas deben recurrir a botellas de oxígeno para llegar a la cima. Una altura superior a 8.000 metros sobre el nivel del mar es considerada como la "zona de la muerte".

Riesgo de muerte 

"Permanecer mucho tiempo en la zona de la muerte, aumenta los riesgos de congelación, de sufrir mal de las alturas o incluso de muerte" explica a la AFP Ang Tsering Sherpa, expresidente de la Asociación de Alpinistas de Nepal.

En los días anteriores, otros dos alpinistas indios y un estadounidense ya perecieron en el Everest. Otro montañista irlandés habría fallecido presuntamente, tras haberse resbalado y caer en una zona situada a 8.300 metros de altura, aunque su cuerpo no ha sido hallado.