×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Memoria viva

Primeras llamadas telefónicas en Zacatecas

Manuel González Ramírez
~
29 de Mayo del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Trinidad García de la Cadena, Galería de Palacio de Gobierno de Zacatecas.
Cortesía / Trinidad García de la Cadena, Galería de Palacio de Gobierno de Zacatecas.

El primer aparato telefónico fue inventado en 1876 por Alexander Graham Bell, profesor de fisiología vocal en la Universidad de Boston, en Estados Unidos, sin embargo, existe la teoría de que un inventor de Chicago, Elisha Gray inventó, por sus propios medios, un aparato similar. Incluso, un personaje de apellido Sierra, por esa misma época, había creado un artefacto telefónico que puso en práctica en la Ciudad de Zacatecas. Independientemente de quién haya sido el primero en inventarlo, el teléfono cambió el mundo de la comunicación y sirvió de base para nuevos adelantos.

Casi dos años después de que Alexander Graham Bell inventara el aparato de comunicación sonora a distancia, el 15 de marzo de 1878 se realizó la primera comunicación telefónica entre la Ciudad de México y el entonces pueblo de Tlalpan; nueve días más tarde, se repitió el experimento entre la administración central de telégrafos y una de sus oficinas en Cuautitlán. En ese mismo año se instalaron las líneas que comunicaron a las seis comisarías de policía con la Inspección General y con la Secretaría de Gobernación.

Entre 1879 y 1880 fueron instalados los primeros teléfonos particulares en la Capital de la República. Mientras eso sucedía en la Ciudad de los Palacios, acá en Zacatecas también se preparaban experimentos de comunicación telefónica. El doctor Wise nos relata que el pionero de tales tentativas fue el señor Sierra, de quien hasta el momento ignoramos su nombre y apellido. Durante el año de 1878, no se había obtenido un resultado satisfactorio en el país sobre los experimentos telefónicos más allá de una distancia de cuatro a ocho leguas (una legua equivale a 4,180 metros), esto es, de México a Tlalpan, y a Cuautitlán. Pero en Zacatecas, el señor Sierra había logrado más, infatigable en su empresa consiguió brillantes resultados como los que se describen a continuación.

El 13 de octubre de 1878, el gobernador del estado Trinidad García de la Cadena y Fernando Calderón fueron invitados por el señor Sierra para apadrinar la inauguración de los experimentos de la línea telefónica establecida entre la ciudad de Zacatecas y la villa de Guadalupe, cuyo trayecto, siguiendo la línea del telégrafo, es de dos leguas aproximadamente. El señor Sierra estaba en Guadalupe mientras que el gobernador y Calderón se encontraban en la oficina telegráfica de la Capital del Estado. 

A las doce del día comenzaron los experimentos, logrando un resultado bastante satisfactorio. En Guadalupe había música y sus piezas podían escucharse con bastante claridad en Zacatecas, así como las frases del señor Sierra y de otras personas, “notándose únicamente cierta confusión en los sonidos de los instrumentos de metal y en las palabras de las personas cuya voz era un tanto gruesa.” Por su parte el gobernador transmitió sus felicitaciones al promotor del experimento. Todos los que estaban presentes, en ambos lados de la línea, pudieron intercambiar voces, satisfaciendo su natural curiosidad por el invento. 

El señor Sierra prometió a la concurrencia que les proporcionaría una vez más el gusto de comunicarlos de viva voz y a una distancia de dos leguas. Después de las pruebas, Fernando Calderón se encontró personalmente con el señor Sierra y le dio un abrazo por el éxito de su empresa. Éste aseguró que esperaba corregir las pequeñas fallas de audio en la recepción y anunció que pronto realizaría otra sesión. No fijo el día pero prometió mejores resultados. El día 22 del mismo mes, todo estaba dispuesto para una segunda sesión telefónica.

Cronista de Zacatecas*