×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historia documental de Zacatecas

Fernando Calderón al patronato de la obra pía de La Quemada

María Auxilio Maldonado
~
18 de Junio del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Fernando Calderón, presentaba muchas posibilidades de ser el titular del patronato de la Obra Pía de La Quemada.
Cortesía / Fernando Calderón, presentaba muchas posibilidades de ser el titular del patronato de la Obra Pía de La Quemada.
Fernando Calderón, presentaba muchas posibilidades de ser el titular del patronato de la Obra Pía de La Quemada.
Cortesía / Fernando Calderón, presentaba muchas posibilidades de ser el titular del patronato de la Obra Pía de La Quemada.

El ilustre poeta y dramaturgo zacatecano Fernando Calderón, cuyo nombre lleva el principal teatro de ésta ciudad, presentaba muchas posibilidades de ser el titular del patronato de la Obra Pía de La Quemada, según lo manifiesta un manuscrito resguardado en el acervo del Archivo Histórico en el Fondo: Real Hacienda en la Serie: Protocolos. Subserie: Pedro Sánchez de Santa Ana. Caja: 3. Protocolo: 22. Año: 1817. Lo único que lo podría impedir legalmente seria el permiso de su madre, dado que Calderón era menor de edad.

“En la ciudad de Zacatecas, a primero de abril de mil ochocientos diecisiete años. 
Ante mí el escribano de su majestad y testigos, don Manuel Beltrán, hermano de los propietarios de las haciendas de Trancoso y San Pedro Piedra Gorda, de esta vecindad, a quien doy fe conozco, dijo que con fecha veintiuno del pasado, se sirvió el Ilustrísimo Señor Doctor don Juan Cruz Ruiz de Cabañas, dignísimo obispo de esta diócesis, preguntarle si se halla o no en disposición de aceptar la administración de la Obra Pía de La Quemada, que servía el difunto Conde de Santa Rosa, su hermano, y desempeñar debidamente las funciones respectivas a ella y aunque no se contempla con embarazo para desempeñar este encargo, ha deliberado dar a su sobrina doña María del Carmen Beltrán, esposa legítima de don Tomás Calderón, una prueba nada equívoca del cariño, interés y consideración en que siempre la ha apreciado, y reflexionando que uno de los mayores bienes con que puede favorecerla, es procurarle, en cuanto pende del arbitrio del otorgante, los medios lícitos y decorosos para facilitarle una decente subsistencia, por la presente y en la más bastante forma que haya lugar en derecho, bien cierto y sabedor de los suyos y de lo que en el presente caso le conviene, puede y debe hacer, ha determinado de su libre y espontánea voluntad, renunciar y transmitir en favor de la expresada doña María del Carmen, el derecho que al presente tiene don Manuel y en adelante pueda tener al goce y posesión del patronato laico y familiar fundado por el difunto don Juan Manuel de la Bárcena, sobre las haciendas nombradas de la Obra Pía de La Quemada.

Más queriendo sobre tan delicada materia, dar la posible amplitud y claridad a este acto de su expresa y deliberada voluntad, hace presente que siendo su ánimo usar del derecho que le compete con arreglo a la voluntad y llamamientos del fundador, ha considerado que verificando su renuncia en una persona de la familia, en quien concurre la aptitud que recomienda el mismo fundador, habrá satisfecho y conciliado sus deberes, renuncia, con la precisa condición de que pueda legalmente recaer en su sobrina María del Carmen Beltrán, como persona de la familia no excluida por el fundador, y que reúne la aptitud que se requiere. 

Asimismo declara, que en el caso de que su sobrino don Fernando Calderón, que para esa fecha contaba con diez y siete años de edad, hijo de la precitada doña María del Carmen tuviese un derecho preferente para la obtención del indicado patronato, es la voluntad del otorgante, que se entienda la antecedente renuncia como hecha directamente en su favor, manifestando como manifiesta, que su deliberada intención es agraciar en primer lugar a su sobrina, y en su defecto a su hijo don Fernando, mi sobrino, de modo que no salga el patronato de la familia de los Beltranes, en cuya consideración y miramientos hizo el fundador los respectivos llamamientos”.