×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

George hace que los sueños sepan a pastel

Carlos Montoya
~
18 de Junio del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La repostería, es su pasión.
Carlos Montoya / La repostería, es su pasión.
La repostería, es su pasión.
Carlos Montoya / La repostería, es su pasión.
La repostería, es su pasión.
Carlos Montoya / La repostería, es su pasión.
La repostería, es su pasión.
Carlos Montoya / La repostería, es su pasión.

GUADALUPE.- La repostería representa para Jorge Alberto Revilla Rodríguez más que un oficio, es una pasión que se convirtió en un estilo de vida.

La cocina es una actividad a la que Jorge Alberto ha dedicado desde hace 6 años de manera profesional; sin embargo, desde que era pequeño la repostería fue parte de su vida, pues le ayudaba a su madre y tías en la elaboración de pasteles.

George, como le conocen sus amistades, emigró a Guadalupe hace 16 años para estudiar la Licenciatura en Historia y, posteriormente, una carrera técnica en Gastronomía hasta que se especializó en repostería.

El originario de Ojocaliente comentó que, a pesar de ser historiador por la Universidad Autónoma de Zacatecas, nunca tuvo la oportunidad de ejercer esta carrera debido a la falta de oportunidades de trabajo y, además, porque las áreas de investigador, docentes o difusor están muy saturadas.

La situación no era la mejor; pero George decidió no quedarse con los brazos cruzados, así que se armó de valor y decidió estudiar más, en esta ocasión sería una carrera técnica en Gastronomía, gremio que lo recibió con los brazos abiertos y tuvo su primer empleo como cocinero.

George logró destacar en los restaurantes de la zona metropolitana donde trabajó en la cocina; sin embargo, en la repostería encontró su verdadera vocación.

“Cuando terminé la carrera de Historia, nunca le di importancia a la Gastronomía; pero de la nada la estudié; quería enfocarme en lo salado; pero terminé también en lo dulce”, comentó George, quien diseña sus propios modelos de pasteles y les da ese toque especial en sabor e imagen que lo caracteriza.

George, considera que, en su caso particular, ha roto con el estereotipo de que solo las mujeres pueden encargarse de una cocina; además debido a su abuela y a su madre no olvida la cocina familiar, la cual influyó directamente para que estudiara Gastronomía.

Con el paso de los años, George se especializó como repostero hasta que se consolidó en el oficio, pues está en el gusto de los clientes, quienes lo buscan a pesar de no tener un local establecido, donde pueda exhibir sus pasteles para que la gente los vea y pueda degustarlos.

Pero para el repostero el camino aún no termina, pues en sus planes está tener su propia pastelería y hasta otro lugar donde pueda ofrecer los diferentes platillos de la cocina mexicana y zacatecana.
George tiene quiere ejercer su carrera como historiados, por ello no quita el dedo del renglón y espera poder ligar ambas disciplinas y ofrecer platillos con un contexto histórico y que las personas que los prueben sepan sus orígenes.

Para lograr sus objetivos, tanto en la cocina como en la repostería, el cocinero sabe que necesita ese toque de ingenio que en muchas ocasiones implica “jugar con los ingredientes”.

“No me pongo límites, he aprendido de mis errores y también me he aventurado en aplicar algunas técnicas que me han hecho crecer como repostero”, señaló.

Agregó que el proceso de preparación de un pastel puede prolongarse durante días, sobre todo, si implica una decoración detallada, por ejemplo, en uno para 50 personas puede tardarse desde 8 horas hasta 2 días, según sea el caso.

A sus 34 años, Jorge Alberto Revilla Rodríguez sabe que la cocina y la repostería es parte de su esencia y se dedicará a estas actividades hasta que sus fuerzas se lo permitan, porque “aquí me voy a quedar, esto me hace feliz y me olvidó de todo”, sentenció.

Actualmente, es cocinero en el restaurante La Bonita, de Plaza Galerías, y en sus tiempos libres se dedica a la repostería en su casa, donde tiene las adecuaciones necesarias para elaborar sus pasteles que, por ahora, los vende por encargo. En Facebook se le puede localizar como Pasteles Chiquis Cake, donde muestra sus creaciones y recibe pedidos.