×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

De mis apuntes

Agua de Plateros para Fresnillo

Carlos López Gámez
~
22 de Junio del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Gracias al hallazgo de un acta de cabildo del 23 de julio de 1936 sabemos que en ese tiempo la comunidad en su incesante y descontrolado crecimiento exigía a las autoridades que el abasto de agua potable fuera suficiente y eficiente. En el pleno de la sesión se atendió la demanda y se formuló un plan emergente. Pedro M. García, era el alcalde.

Lo anterior, nos confirma y esclarece el porqué de la tubería de acero que iba desde las minas de Plateros hasta Fresnillo. Esta se podía observar a cielo abierto en algunos tramos.

La información obtenida la integramos a la crónica del historial de las fuentes de abasto de agua a la población, desde los inicios.

En principio, la ciudad utilizaba el líquido de los mantos acuíferos que todavía abundan en el centro citadino, luego extrajeron el agua de las norias y pozos (aún se recurre a los que existen para emergencias); a finales del siglo 19 inician las primeras redes distribuidoras de agua entubada en algunas calles citadinas y  de ahí derivan a los sistemas Laguna Blanca, Pardillo y Carrillo.

En el documento original se aborda lo referente al abasto de agua, para ello se integra una comisión de regidores cuya misión era entrevistarse con el gerente de la empresa minera para “suplicarle” (cita textual) que les indique, en este caso, el lugar para hacer la conexión de la tubería para “el regadío de los jardines públicos”, como si fuera una alta prioridad.

En otras líneas del acta cita lo de mayor trascendencia para la comunidad, las “pláticas” que con anterioridad se venían realizando con la gerencia y obreros mineros, respecto al abasto de agua. Lo anterior de inmediato se registra en el documento y se determina primeramente el tendido de la red de tubería de acero procedente del mineral de Plateros. Al respecto se precisa una inversión de 24 mil pesos para adquirir la tubería.

La mano de obra incluyendo la excavación de la zanja conforme el trazo de la red mereció otro trato. Se acuerda en consecuencia solicitar la cooperación del Gobierno. De no encontrar otros apoyos monetarios el proyecto tendría que ser modificado. La participación del municipio comprendería la zanja. Por otro lado se concedería a la empresa minera la licencia que permitiera la verificación de las obras.

De los asuntos a tratar en la asamblea de cabildo del año de 1936 rescatamos tan solo las acciones a emprender de parte del ayuntamiento, para dar respuesta inmediata y eficiente a las exigencias de la población en materia de servicios públicos.

El más importante: el abasto del vital elemento, que dicho sea de paso, parece una ironía que existiendo en el subsuelo y a poca profundidad innumerables mantos acuíferos que entre otras cosas, son el origen del pueblo minero, los llamados “Ojos de Agua del Fresnillo”, la población en tiempos modernos busque traer agua de distantes lugares.

En consecuencia seguimos padeciendo de sistemas deficientes en materia de abasto.