×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Señal COPARMEX Zacatecas

¿Proyecto de estado o pagador de nóminas?

Alejandro Enríquez Suárez del Real
~
25 de Junio del 2019 10:01 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Existen personas maravillosas que pertenecen a todas estas tradiciones, son y nos hacen ser felices.
Imagen / Existen personas maravillosas que pertenecen a todas estas tradiciones, son y nos hacen ser felices.

Reflexionemos sobre lo que da sentido a nuestras vidas y establezcamos nuestras prioridades de acuerdo a eso. Necesitamos ser positivos, no nacimos para causar problemas o hacer daño a otros. Porque para que la vida sea valiosa, debemos desarrollar buenas cualidades humanas básicas: calidez, amabilidad, compasión.

De los siete mil millones de seres humanos que viven hoy en día, me atrevo a decir que mil millones, es decir el 15% de la población mundial no tienen ningún interés en la religión, dejando a los seis mil millones que siguen una de varias tradiciones religiosas en diferentes partes del mundo como el Hinduismo, Budismo, Judaísmo y Cristianismo en todos sus formas.

Todas las tradiciones religiosas transmiten un mensaje de amor, se tiene que hacer un esfuerzo para crear un mundo más pacífico, cultivando la paz interior dentro de nosotros mismos. Por supuesto, seguimos tradiciones diferentes, tenemos puntos de vista filosóficos diferentes, pero el mensaje subyacente es el amor.

En el mundo de hoy, a pesar del desarrollo material, muchos de los problemas a los que nos enfrentamos son de nuestra propia creación. Son provocados por nuestra tendencia a ver a los demás en términos de ‘nosotros’ y ‘ellos’, es decir con egoísmo y discriminación, por ejemplo los niños no hacen tales distinciones, no les importa a qué religión, raza o nación pertenecen sus compañeros de juego, siempre y cuando sonrían y jueguen felices. Necesitamos recordar la unidad de la humanidad, que al ser humanos todos somos iguales. La interdependencia significa que los siete mil millones de seres humanos pertenecen a una sola comunidad humana.

Hoy, todos quieren vivir una vida feliz. Nadie quiere sufrir, la felicidad es parte de la base de nuestra supervivencia. Los científicos han concluido que la naturaleza humana básica es compasiva.

Esto está ligado a que la supervivencia de los individuos depende del resto de la comunidad. Aquellos que crecen en una atmósfera más compasiva tienden a ser más felices y exitosos. Los médicos actuales certifican que vivir con ira o miedo constante socava nuestro sistema inmunológico. Las creencias teístas sugieren que todos somos criaturas e hijos de un Dios misericordioso, tenemos que pensar en lo que nos une más que en lo que nos hace diferentes. Todas las religiones tienen el mismo potencial para crear un ser humano feliz; transmiten el mismo mensaje de amor.

Existen personas maravillosas que pertenecen a todas estas tradiciones, son y nos hacen ser felices.