×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

No todos los habitantes de Bernárdez son aceptados

María Auxilio Maldonado Romero
~
16 de Julio del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La hacienda de Bernárdez estaba ubicada en el Municipio de Guadalupe.
Cortesía / La hacienda de Bernárdez estaba ubicada en el Municipio de Guadalupe.

La presente transcripción es de un documento que hace referencia a una queja presentada ante la autoridad por vecinos que lo han sido por muchos años de la Hacienda de Bernárdez, debido a que los quieren desalojar para arrendar dicha propiedad a extranjeros. “Febrero 7 de 1828”.

Señores Presidente y Magistrado de la 2ª Instancia. Treinta y nueve vecinos que con nuestras familias estamos radicados hace muchos años en la hacienda de Bernárdez, porque así lo estimo su finado dueño don Marcelo de Anza, ante usted, parecemos diciendo: don Gregorio Chávez, apoderado de los señores Anza, por haber arrendado la hacienda a los ingleses, nos ha determinado que inmediatamente nos mudemos de allí, sin darnos tiempo de buscar donde radicarnos, ni dar lugar a que se nos oiga en justicia; más atendiendo al parentesco que lleva con el juez de Nuestra Señora de Guadalupe, y que dicho Chávez es vecino de esta ciudad, para hacer otros ocursos con el mejor acierto, presentamos a dicho señor juez el escrito número 1, pidiendo el pase para esta capital. Con dicho escrito se puso de acuerdo con dicho Chávez por ser su padrino, y luego sentó la providencia que al calce de dicho escrito se percibe.

Nosotros creímos que dicha determinación la vería y haría observar con arreglo a las reglas 2ª y 6ª del artículo 7º del Reglamento de Tribunales y nos volvimos a nuestras casas a esperar órdenes, lo que fue muy distinto, pues al día siguiente le mandó al comisario de nuestra vecindad una orden, cuyo tenor a la letra es el que con el número 2 incluyamos disponiendo definitivamente nuestro lanzamiento, tanto por la infracción cometida, como para evitar funestas consecuencias, elevamos ante vuestras señorías, nuestras quejas.

Señores, nosotros somos un golpe de vecinos que todos, o los más de los que hacemos esta representación, en Bernárdez nacimos, allí nos hemos criado y allí nos hemos hecho viejos; porque el dueño de dicha hacienda, estrechó a nuestros antecesores para que allí se radicasen, haciéndolos fabricar las casitas en que hoy habitamos, para por este medio tener gentes que custodiasen la hacienda y estuviésemos asistentes en el trabajo, atendiéndose a la escasez de trabajadores que en aquellos tiempos había; como lo denota que para los pueblos de estas y los de las minas, todo se volvía a amarrar hombres con sogas y conducirlos para el efecto, dándole a esto el nombre de lazo, del cual, continuamente andaban los hombres huyendo por los cerros.