×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Manuel cuida el parque como a un hijo más

Carlos Montoya
~
18 de Julio del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Tiene 12 años como jardinero en el Arroyo de la Plata.
Carlos Montoya / Tiene 12 años como jardinero en el Arroyo de la Plata.
Tiene 12 años como jardinero en el Arroyo de la Plata.
Carlos Montoya / Tiene 12 años como jardinero en el Arroyo de la Plata.
Tiene 12 años como jardinero en el Arroyo de la Plata.
Carlos Montoya / Tiene 12 años como jardinero en el Arroyo de la Plata.

ZACATECAS.- El pulmón más importante de la zona metropolitana es el Parque Arroyo de la Plata, que se extiende desde el cerro de las Bolsas hasta la escuela de Odontología y es Manuel de Jesús Castruita Bautista, jardinero de oficio, quien se encarga de cuidarlo desde hace 12 años.

Sus inicios en la jardinería se remontan hace 23 años cuando entró a trabajar a la Secretaría de Obras Públicas del gobierno estatal, donde lo comisionaron al Departamento de Parques y Jardines.
Desde entonces, de lunes a viernes, en ocasiones sábados y domingos cuando le toca hacer guardia, acude de 8 de la mañana a 3:30 de la tarde para mantener el parque en óptimas condiciones. 

Manuel, de 44 años, dijo que disfruta su trabajo porque lo hace con gusto y diariamente se esmera para que el parque luzca presentable y las familias puedan disfrutarlo al máximo. 

Sus actividades son diversas; aunque principalmente se dedica a la jardinería, desde podar el pasto, limpiar las hojas, que a montones caen de los árboles; recolectar la basura, regar las áreas verdes, hasta enrollar las extensas mangueras y cargarlas para guardarlas en una bodega. 

Otra de las situaciones que Manuel de Jesús disfruta de su oficio es el compañerismo que en muchos de los casos ha trascendido hasta convertirse en amistad. 

Sin embargo, una de las situaciones que no le agrada de su trabajo es ver cómo los usuarios del parque que acuden con sus mascotas, especialmente perros, no levantan sus heces, que en muchas ocasiones manchas las mangueras y al enrollarlas les toca llenarse del excremento.

Asimismo, comentó que seguido le toca ver gente que deposita la basura a un lado de los contenedores cuando éstos están vacíos, lo que considera una inconsciencia y falta de educación. 

Manuel comentó que es en la época de lluvias cuando más trabajo tienen; aunque no lo parezca, pues a pesar de que él y sus compañeros no tienen que regar las zonas verdes, sí tienen que corregir las imperfecciones que sufre la pista de tierra por la acumulación de agua y esto implica “rellenarlas con tierra nueva”.

Manuel, quien estudió hasta la secundaria, antes de llegar a la jardinería, trabajó como mecánico, plomero, electricista y albañil, considerándose a sí mismo como un auténtico “mil usos”. 

Y esa experiencia es la que les inculca a sus dos hijos, un adolescente de 17 años y una niña de 16, a quienes gracias a su trabajo ha sacado adelante siempre tratando de darles el mejor ejemplo de trabajo bien hecho.