×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Andrea Fernández, de íntima amiga a enemiga de El Chapo

Redacción
~
18 de Julio del 2019 22:09 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Andrea Fernández ahora es un testigo protegido.
Cortesía / Andrea Fernández ahora es un testigo protegido.

ESTADOS UNIDOS.- Andrea Fernández Vélez, es una extrabajadora del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, quien salió a la luz tras su testimonio en la audiencia donde dictaron cadena perpetua al capo.

La mujer habló minutos antes de que el juez Brian Cogan, leyera la sentencia de Joaquín Guzmán Loera.

 

El testimonio

"Señor Guzmán, como pido perdón, yo le perdono, y espero que usted pueda perdonarme", dijo Andrea Fernández Vélez.

La mujer trabajó para El Chapo y luego lo traición, al cooperar con el FBI, entonces, el narcotraficante intentó matarla como venganza.

Durante la audiencia, los presentes dijeron que el Chapo miró muy serio a Andrea Fernández, antes de concentrarse en su esposa, Emma Coronel.

Fernández testificó que “surgió una empatía” entre ambos cuando ella trabajó para él, en un proyecto para una película sobre la vida de El Chapo.

"Yo admiraba profundamente al señor Guzmán (...) Lo llegué a ver como una persona buena, educada, que se preocupaba por mí, amable y con carisma. En un momento sentí que era de mi familia", dijo.

 Y agregó que "soy un milagro de Dios, porque el señor Guzmán intentó matarme (...) Ofreció un millón de dólares a los Hells Angeles para acabar con mi vida”.

La policía tuvo que rescatarla y luego la inculparon de delitos de narcotráfico en mayo de 2012, en una corte de Nueva York, pero supuestamente nunca estuvo en la cárcel.

Steven Marston, agente del FBI la contactó para que trabajara como informante en las investigaciones contra El Chapo y Alex Cifuentes.

En 2013, Fernández Vélez aceptó del FBI 290 mil dólares y una visa para testigos protegidos.

 

Una empleada ejemplar

Andrea llegó a ser la persona de más confianza del capo, le dio un lugar donde vivir y ella, a cambio, trabajó para él en múltiples tareas.

 Era su secretaria, vocera y mano derecha. Manejaba la caja chica y se encargaba de comprar ropa y artículos personales para El Chapo.

Además coordinaba su agenda y contactos e incluso se reunía con integrantes de la guerrilla colombiana y narcos de diferentes países.

También tenía una agencia de modelos, que era una empresa fachada para suministrar prostitutas a militares mexicanos, todo pagado por El Chapo.

Incluso el narcotraficante la usó como carnada para secuestrar al capitán del ejército ecuatoriano Telmo castro.

Por el 2013, el Chapo pidió a Andrea que ofreciera dinero a un capitán mexicano para que dejara de perseguirlo, pero éste rechazó la oferta. El Chapo, furioso, dijo que la mujer mentía y decidió matarla.