×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

Guadalupe combina el comercio con el ring

Ángel Martínez
~
23 de Julio del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Guadalupe pone su puesto en el Mercado Hidalgo, donde lo reubicaron recientemente.
Ángel Martínez / Guadalupe pone su puesto en el Mercado Hidalgo, donde lo reubicaron recientemente.
Guadalupe pone su puesto en el Mercado Hidalgo, donde lo reubicaron recientemente.
Ángel Martínez / Guadalupe pone su puesto en el Mercado Hidalgo, donde lo reubicaron recientemente.
Guadalupe pone su puesto en el Mercado Hidalgo, donde lo reubicaron recientemente.
Ángel Martínez / Guadalupe pone su puesto en el Mercado Hidalgo, donde lo reubicaron recientemente.

FRESNILLO.- Hace más de 35 años Guadalupe González Badillo inició en el comercio, una actividad que durante mucho tiempo combinó con ser un participante de la Lucha Libre.

Recordó que inició con la venta de chicles y cerillos en la zona peatonal, que era el principal espacio de venta, hasta ese momento. Aunque recientemente, lo cambiaron junto a otros comerciantes más a un costado del Mercado Hidalgo.

Con el paso del tiempo, don Guadalupe decidió sumar más productos para vender, como rastrillos, matamoscas y artículos de limpieza, ya que son básicas para el hogar y que utilizan en su mayoría las amas de casa.

A pesar de los años, no deja una de sus más grandes pasiones, que es la Lucha Libre. Por ello, luego de vender su mercancía, va a entrenar, pues no quiere dejar esa pequeña gran parte de su vida arriba de los cuadriláteros.

Ahora está arriba del ring como referí en las peleas locales, pues tuvo que disminuir su actividad física por una lesión en el tobillo.

Don Guadalupe comentó que le gusta su oficio, porque le permite mantenerse activo, porque “siempre me ha gustado trabajar y no ser flojo”, afirmó.

Además de él hay otra persona en casa que se dedica al comercio, que es su esposa Martina Flores, quien tiene un puesto cerca de donde se pone a vender don Guadalupe, lo que permite apoyarse dentro y fuera de casa, pues  tienen que sacar adelante a la familia de cinco integrantes.

Don Guadalupe empieza su jornada laboral desde las 10 de la mañana y finaliza a las 6 de la tarde diariamente; aunque reconoció que tras la nueva ubicación han bajado sus ventas, él se mantiene, pues se requiere paciencia en este trabajo.