×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Historias humanas

A los Camacho los une el amor y el trabajo

Ángel Martínez
~
07 de Agosto del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Entre las esquinas de las calles Pino Suárez y Enrique Estrada es donde ofrecen este antojito mexicano.
Ángel Martínez / Entre las esquinas de las calles Pino Suárez y Enrique Estrada es donde ofrecen este antojito mexicano.
Entre las esquinas de las calles Pino Suárez y Enrique Estrada es donde ofrecen este antojito mexicano.
Ángel Martínez / Entre las esquinas de las calles Pino Suárez y Enrique Estrada es donde ofrecen este antojito mexicano.
Entre las esquinas de las calles Pino Suárez y Enrique Estrada es donde ofrecen este antojito mexicano.
Ángel Martínez / Entre las esquinas de las calles Pino Suárez y Enrique Estrada es donde ofrecen este antojito mexicano.

FRESNILLO.- Diariamente el matrimonio de Lorenzo Camacho Carrillo y María Luisa Aguilar González, originarios de la comunidad de Bañuelos, se dedican a la venta de elotes preparados desde hace más de una década.

Los famosos e inigualables elotes los venden desde la preparación más sencilla que es con sal y limón, hasta con mayonesa o crema con su quesito desmoronado y con su chilito encima.

También, dependiendo del cliente, se venden los elotes desgranados en un vasito, comúnmente conocidos como esquites, hasta el tradicional palito para embarrase de queso la boca y alimentar el buen ánimo.

Don Lorenzo comentó que ofertan cerca de 150 elotes cada día, cuando son ventas buenas no queda ninguno; aunque en ocasiones bajan hasta los 80 elotes y cuando eso pasa no se desaniman, pues “es parte del negocio.” 

Pasado el mediodía y luego de hacer aproximadamente 30 minutos de camino de su localidad al Centro de Fresnillo, el matrimonio Camacho coloca su puesto entre las esquinas de las calles Pino Suárez y Enrique Estrada, donde comienza a poner su anafre para “tatemar” los elotes y ponen su olla para los que van cocidos.

Doña María Luisa detalló que tienen clientes de todas las edades y de diversos puntos del municipio que quieren cumplir su antojo con un elote cocido o tatemado que son preparados con singular estilo y que son de los favoritos de quienes vienen desde lejos.

Detalló que conforme pasó el tiempo han mejorado la preparación de sus elotes, pues hay que estar en el gusto de las nuevas generaciones; pero sin dejar el toque campesino y el casero.

El matrimonio Camacho se dedicaba a cosechar; sin embargo, hubo un momento que los ingresos del campo no daban para poder vivir con “Dios manda”, por ello eligieron el oficio del comercio para poder tener una vida más digna.

Don Lorenzo y doña María Luisa afirmaron que están orgullosos de su trabajo, pues una forma honorable de ganarse la vida y que les permite tener un techo sobre sus cabezas y comida sobre la mesa.