×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Triplemanía y punto final

Pablo Torres Corpus
~
07 de Agosto del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Pasé prácticamente toda mi infancia y adolescencia viendo, leyendo y acumulando todo lo que tuviera que ver con la lucha libre, al paso del tiempo la devoción fue mermando hasta que dejé las luchas.

Disfrutaba enormemente las acrobacias y lucha a ras de lona de las leyendas como el Hijo del Santo, Atlantis, el Hijo del Perro Aguayo, Blue Panther, el Negro Casas, Máximo y el mismísimo Doctor Wagner Jr. Había muchos golpes, pero sobre todo técnica y oficio.

Ocasionalmente veo luchas por lo fácil que son de “digerir”, a diferencia de otros deportes o espectáculos, no requieren llevar estadísticas, seguir una temporada, simplemente se disfrutan en el momento.

El sábado nuevamente coincidí con las luchas, sintonicé Triplemanía 27, evento cumbre de la empresa Triple A; y ha sido una de las peores funciones de lucha libre que he visto en mi vida.

No quiero ser ortodoxo, sé que la lucha es mitad deporte, mitad fantasía; que hay golpes, pero también que suele haber guiones.

Lo del sábado fue todo menos lucha libre, pese a tener una cartelera con luchadores internacionales de primera, el lucimiento fue pobre.

Y no es culpa de los luchadores, sino de las ocurrencias de la empresa por parecerse a las luchas gringas.

Un factor del pobre desempeño es el hexadrilátero, en afán por innovar, la empresa cambió el tradicional cuadrilátero por un hexadrilátero; el problema es que los luchadores siguen entrenando en cuadriláteros y buena parte de los que participaron en la función era la primera vez que luchaban en un ring de seis lados.

La falta de costumbre fue evidente, sobre todo en la lucha aérea, los errores y malos cálculos aparecían en cada lance.

Pero lo más lamentable fue la lucha estelar, Blue Demon Jr. exponía su máscara contra la cabellera de Dr. Wagner Jr., ninguno de los gladiadores mostró la técnica o estilo de lucha que los caracteriza.

Fue una mala copia de las luchas “vale todo” de Estados Unidos, botes de lámina, sillas, martillos, tabiques, intervenciones de todo, menos lucha libre.

Se dedicaron a sangrarse y darse con todo con un guion poco creíble y con notoria improvisación por sangrarse más. Fueron pocas las llaves, accidentados los vuelos y evidente la producción.

Punto Final

A las luchas les está pasando lo que a los toros.

*torrescorpus@hotmail.com