×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Memoria viva

Búsqueda de monumentos arqueológicos en Zacatecas

Manuel González Ramírez
~
07 de Agosto del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Durante la época virreinal, los cronistas o historiadores de diversas órdenes religiosas transitaron por el territorio del actual Estado de Zacatecas. En sus escritos plasmaron descripciones de poblaciones y parajes. Tal es el caso de los padres Antonio Tello y Francisco Javier Clavijero, quienes son de los primeros religiosos que conocieron o supieron de la existencia de vestigios de asentamientos prehispánicos. Este último tema provocaría un particular interés en la corona española, a principios del siglo 19, de tal suerte que las autoridades de la Nueva España recibieron la instrucción de indagar al respecto y de informar sobre los resultados.

En esa época reinaba Carlos IV y su representante en la Nueva España era el gaditano José Joaquín de Iturrigaray y Aróstegui, quien recibió el nombramiento de virrey de la Nueva España, en 1803, cargo que desempeñaría hasta 1808,cuando se vio involucrado en un asunto demasiado escandaloso. Se le acusó de apoyar a los criollos que intentaban establecer un gobierno nacional. 

Sin embargo, antes de haber sido destituido por ese motivo, se encontraba muy interesado en la ubicación de monumentos antiguos. Para tal efecto, a comienzos de 1805 le otorgó esta comisión al militar en retiro Guillermo Dupaix. El 31 de enero de 1805, las autoridades virreinales le remitieron una comunicado al intendente de Zacatecas, Francisco Rendón, donde le anunciaban que:
“Por soberana disposición de su majestad, mandada cumplir por el excelentísimo señor virrey, ha salido de esta capital el capitán retirado don Guillermo Dupaix con la comisión de indagar y descubrir cuantos monumentos se encuentren de las antigüedades de los indios, anteriores a su conquista, que sean dignos de la posteridad”. 

Esto quiere decir que casi tres siglos después de que algunos conquistadores, y en especial muchos religiosos -demasiado incultos o brutos, por no decirles más feo-, destruyeron el patrimonio monumental y artístico de los conquistados, ahora se estaba emprendiendo un esfuerzo para lograr su registro y preservación… bueno, más vale tarde que nunca. Y es aquí donde se registra una de las primeras acciones por preservar el patrimonio edificado de épocas ancestrales. De hecho es un periodo donde se revalora el pasado prehispánico.

En el mismo comunicado, le solicitaban al intendente Rendón que tanto él como los subdelegados de la provincia de Zacatecas, se dedicaran a investigar si existían construcciones prehispánicas en su respectiva jurisdicción: “a fin de que este oficial [Guillermo Dupaix] pueda enderezar sus viajes a los parajes oportunos, excusando incertidumbres, rodeos, retrocesos y gastos”.