×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El problema de la UAZ

José Luis Guardado Tiscareño
~
08 de Agosto del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Un nuevo ciclo escolar está por iniciar en la Máxima Casa de Estudios de Zacatecas, el próximo 12 de agosto aproximadamente 40 mil estudiantes de los diferentes niveles y áreas educativas regresarán a las aulas de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Esto parece ser algo normal y cotidiano, pues nuestra universidad no ha fallado en esta gran labor, mantener el acceso a la educación para miles de jóvenes zacatecanos, de la región y hasta del extranjero, pareciera ser algo ordinario, pero la realidad adversa que afronta la UAZ desde hace varios años debería de llamarnos a la reflexión, ¿Qué pasaría en Zacatecas si un día la UAZ se ve obligada a cerrar o limitar el ingreso para la educación de sus jóvenes?

 

Durante los últimos días la universidad ha sido blanco de ataques, cuestionamientos, descalificaciones y lamentablemente estos ataques hoy surgen desde algunos de nuestros diputados locales, quienes a pesar de su escaza legitimidad han optado por desacreditar todo lo que puedan o peor aún están mostrando un grave nivel de desconocimiento de la realidad de las instituciones a las que ellos mismos otorgan presupuesto y por ende auditan y fiscalizan.

 

El ataque contra la Universidad Autónoma de Zacatecas, no es nuevo, sin embargo, pareciera que hoy atiende a una lógica de descalificar lo que no es afín a determinados intereses, sin mayor sustento ni justificación se juzga a la UAZ como responsable de una corrupción generalizada que aqueja a todas las instituciones públicas y privadas, a la sociedad y al gobierno de nuestro país.

 

Utilizar el argumento de la corrupción de manera discrecional y generalizada, sin emprender ninguna acción legal que permita castigar a los presuntos responsables de posibles malos manejos no es el camino para transformar al país. Es necesario reconocer la realidad de nuestro país, su contexto social y la situación de sus instituciones, sin duda los son muchos y a la vez complejos, pero también necesitamos reconocer el quehacer cotidiano y los logros y beneficios que la UAZ representa para Zacatecas.

 

Hay que decirlo claro: La UAZ no es un problema, es una solución y una de las alternativas más viables para el desarrollo de Zacatecas, así lo ha demostrado a lo largo de su historia. Pero lo que sí es un verdadero problema es la falta de correspondencia entre sus logros y lo que se presupuesta para que eso logre, por ejemplo: durante los últimos 14 años la Federación ha conservado tan solo 776 plazas autorizadas, sin embargo, la UAZ corresponsable a su sentido social ha incrementado su matrícula durante los últimos 10 años en un 54%. Lo que representa que 15 mil jóvenes más tuvieron y tienen la oportunidad de acceder a una educación universitaria de calidad.

 

A pesar de este considerable crecimiento en cobertura y acceso hoy seguimos sin contar con un crecimiento y respaldo presupuestal que corresponda a la realidad de educar a miles de jóvenes, otorgarles una oportunidad de movilidad social y alejarlos de la delincuencia, pues es necesario señalar que hoy la UAZ ha aumentado su nivel de ingreso en casi un 20% respecto al año anterior, otorgándole un lugar a 9360 nuevos alumnos, de los cuales 5622 (64%) pertenecen a familias que reciben como máximo 2 salarios mínimos.

 

Nadie pone en duda que la UAZ tienen la obligación de ejercer con transparencia y eficiencia los recursos públicos con los cuales se financia, para lo cual las actuales autoridades han dado muestras de ellos; sin embargo, tampoco debería de quedar duda de la labor que realiza y del papel que juega en la transformación de la sociedad, dudar de ello solo da muestras de una intencionalidad que busca atentar contra la educación pública y por ende ir en contra de la educación y el desarrollo de nuestros jóvenes y de Zacatecas.