×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Trotamundos

Cosas singulares

Raúl Muñoz del Cojo
~
10 de Agosto del 2019 04:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cada vez que falla algo más de una vez en el hotel y acude algún especialista a su arreglo recuerdo con gusto la frase que mi padre le hubiera dicho a la persona encargada “ya quítele la astillita no”, y posterior a esta venía la historia del doctor que atendía en un pueblo a una persona que se había astillado un dedo y lo curaba todos los días. 

Este médico le abrió las puertas de su consultorio a un practicante para complementar su enseñanza y gracias a eso podía salir en las tardes a tomarse un café con sus amigos, donde a su regreso siempre le preguntaba al joven ¿que hubo de novedades? A lo que seguía siempre la misma respuesta -no hubo nada Doctor-.

Cuál sería la sorpresa que una de esas tardes el doctor llegó, hizo la misma pregunta pero la respuesta del practicante fue diferente, Hoy vino a buscarle un señor con una astilla para que lo curara, como no estuvo me ofrecí y lo cure yo-.

El doctor sorprendido simplemente contestó acabaste con el chivo diario colega, ni hablar. ¿Se imagina usted un caso así?

Comienzo con esta anécdota ya que un sindicato hotelero en las Islas Canarias rechazó una iniciativa de algunos hoteles en la isla por compensar a sus clientes con un ahorro en su estancia a cambio de que renunciaran a la limpieza diaria de sus habitaciones. La oferta incluía un bono de 20 euros de crédito a gastar en el hotel siempre y cuando se rechazara este servicio. 

La idea según los propietarios la tomaron de las líneas aéreas de bajo costo donde quien no lleva equipaje se ahorra entre 50 y 70 euros, si usted viaja y rehúsa a su seguro de viajero ahorra otros 20 y así sucesivamente según vaya usted quitando prestaciones de su siguiente viaje en este tipo de aerolíneas. 

Uno de los hoteles de la zona y gran impulsor de este bono de descuento defiende la iniciativa como parte de una estrategia amigable con el ambiente, además de poder marcar tendencia y entrar de lleno de vender un producto más flexible y configurable por parte del usuario. También comentan que con esto se ponen en la mira de los Millennials y sus nuevos hábitos turísticos. 

Los únicos en contra son los sindicatos como se lo comenté anteriormente ya que ellos pelean las posiciones de trabajo y acusan como sacrilegio a la democratización del consumo. Comentan también que ¿cómo es posible favorecer antes al medio ambiente que a su gente?

La realidad es que las uniones obreras desde mi punto de vista exageran un poco en aquellas latitudes ya que las camaristas o personas de limpieza en este caso y las medidas ambientales deben de estar unidas y buscar los mismos objetivos. 

Los sindicatos ponen en duda la preocupación medioambiental de los hoteleros y están muy alertas con el descuento para los clientes que declinen la limpieza diaria de sus habitaciones,  sábanas y toallas que realmente en canarias es un gran gasto para la industria. 

Otro argumento de los sindicatos  paras estar en contra es que sus afiliados tendrán que trabajar más ya que si renuncian los clientes a la limpieza en toda su estancia, el día que la tengan que hacer representará el doble de trabajo. Comenta también esta parte que el resto de las instalaciones del hotel sufrirán un deterioro mayor por la falta de aseo a tiempo. 

A la fecha se insiste por parte de las uniones laborales en la rectificación de la norma hotelera, que se limpien las cosas como se deben y que finalmente se conserven todos los empleos turísticos de limpieza de esa zona. 

Sin tomar partido el sindicato puede tener razón ya que el mercado demanda una fuerte competencia entre el personal de limpieza de todos estos establecimientos y no quieren tener una fuga de personas en estos empleos. 

Si vuelvo al principio a la historia del doctor, lo mejor para defenderlos es con la búsqueda de nuevos casos o pacientes, sería increíble ver en otro de los casos a mecánicos pinchando llantas fuera de sus talleres para tratar de no diagnosticar fallas en los autos nuevos y sofisticados. 

Si nos enfocamos en ver al doctor que quita astillas o al mecánico que solo cambia bujías, la precariedad laboral siempre estará presente. 

Finalmente siempre es importante reconocer los esfuerzos de las autoridades de la CDMX y de la iniciativa privada para asegurar la Fórmula 1 por 3 años más. Enhorabuena y que bueno que finalmente el gobierno comienza a ver lo que le conviene a su gente. Hasta la próxima.