×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Útiles

Juan Carlos Ramos León
~
12 de Agosto del 2019 09:37 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El ser humano es un ser que, por vocación, tiende a crear, construir, aportar, innovar.
Cortesía / El ser humano es un ser que, por vocación, tiende a crear, construir, aportar, innovar.

La raza humana bien podría clasificarse en tres tipos de seres humanos: Uno, los que se esfuerzan por hacer del mundo un mejor lugar para todos; dos, los que se esfuerzan por hacer del mundo un mejor lugar… para ellos ; y tres, los que se la viven criticando a los dos primeros.

El ser humano es un ser que, por vocación, tiende a crear, construir, aportar, innovar.

Abemos muchos que nos maravillamos con lo que otros tantos crean en los campos de las artes, la ciencia, la cultura y el deporte y es que, la mente humana es capaz de lograr tantas maravillas con los elementos de la creación…

Es por eso que una persona que sólo se dedica a ir como veleta por la vida, aprovechando los espacios que le abren las redes sociales para pretender destruir con sus críticas lo que tanto ha costado a otros construir con su esfuerzo, al estar faltando a esa vocación, sólo está dejando salir su terrible frustración.

La grandeza del hombre es tal que el mundo le queda chico. Al ser un soplo divino, cada uno tendemos a algo superior, más grande y maravilloso que nuestro entendimiento no es capaz de dimensionar ni comprender.

Todos deberíamos vivir con esta conciencia y seríamos capaces de lograr grandes cosas, de transformar lo que no nos gusta, para nosotros y para los otros ya que, con criticarlo, lo que está bien o lo que está mal, caemos en la clasificación de los inútiles pues lo nuestro no aporta nada.

No todos tenemos que ser unas “madres Teresas”; hasta el que busca su propio beneficio en las cosas sin pretender hacerle un bien a nadie más, indirectamente les está siendo útiles a los otros porque no hay iniciativa que no resulte en un bien y el bien es como el sol que nace siempre para todos.

Ser útil es actuar como el fermento que transforma ciertos elementos desde su composición física y química para convertirlas en alimento y bebida útiles. Fuimos dotados de la capacidad, a veces sólo nos falta la pura voluntad.