×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

Leyes anti bloqueos

Jaime Santoyo Castro
~
12 de Agosto del 2019 09:47 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La sociedad entera no puede estar inerme e indefensa ante el accionar de una persona o un grupo que por defender su libertad de expresión.
Cortesía / La sociedad entera no puede estar inerme e indefensa ante el accionar de una persona o un grupo que por defender su libertad de expresión.

Tabasco con su “ley garrote” y Oaxaca con su iniciativa de ley “anti marchas”, han puesto el dedo en el renglón de un tema que es urgente resolver.

La democracia implica que el rumbo sea marcado por las decisiones que tomen las mayorías; no el que imponga las minorías. En esa virtud, dentro del marco de la democracia y la libertad de expresión, es necesario encontrar la solución a la problemática social que genera un bloqueo, un plantón o un cierre forzado de oficinas públicas o de negocios privados, sin menoscabo de la libertad.

Cuando un ciudadano o un grupo de ciudadanos no es escuchado, o aun siendo escuchado es ignorado, o no se atienden sus planteamientos, en ocasiones se ve forzado a cerrar las calles o las oficinas para obligar a la autoridad a que lo vean, lo oigan y lo atiendan, pero este método, no es adecuado, pues en ocasiones deriva en que la gente se haga justicia por propia mano, lo que es delictivo e inconstitucional, y debe ser urgentemente atendido por el estado.

La sociedad entera no puede estar inerme e indefensa ante el accionar de una persona o un grupo que por defender su libertad de expresión, pase por los derechos de los demás, pues en aras de la libertad de expresión se cometen verdaderas atrocidades; se sustraen vehículos que transportan mercancías, se secuestran autobuses, se cierran casetas, se bloquean calles, se cierran oficinas públicas, se impide el acceso a negociaciones privadas y todo ello no puede ser soslayado por la sociedad ni por el estado, como tampoco debe ser soslayada la necesidad de los gobernados de ser escuchados y atendidos.   

Es evidente que con una ley punitiva como la de Tabasco, que imponga sanciones y no prevea soluciones, no es apta para resolver el problema, pues sólo está viendo un lado de la moneda, que es el de los intereses mayoritarios, dejando indefensos a los intereses minoritarios, y eso no es justicia, ni cumple con el propósito del estado de generar armonía social.

Es urgente crear desde el gobierno, mecanismos e instancias adecuados y oportunos para que toda la sociedad tenga la posibilidad de exigir, de expresarse o de gritar, sin lesionar a los demás, estableciendo lugares y canales específicos para que se manifiesten con la seguridad de ser atendidos.